miércoles, febrero 15, 2017

Ciudadanos con sustitución de identidad: 15 años reclamando

Si bien no existen estadísticas concretas se calcula que alrededor de 3 millones de ciudadanos tenemos sustitución de identidad y no conocemos nada sobre nuestros orígenes, ni siquiera la fecha y lugar de nacimiento. Esto se debe porque al nacer no fuimos entregados de manera legal, no fuimos adoptados sino adquiridos y anotados como hijos propios. Una conducta social naturalizada, aceptada y que sigue ocurriendo en la actualidad llamándola "adopción por izquierda".
Desde el año 2003 se han presentados proyectos de ley en el Congreso Nacional que fueron perdiendo estado parlamentario al no ser tratados por nuestros representantes.
Nuestra problemática siempre fue esquivada, quizás porque abarca a todas las clases sociales y a todos los tiempos históricos.
Mil veces explicamos que nuestras búsquedas no significan perseguir ni juzgar a nadie, que pedimos se realicen garantizando respeto y confidencialidad para las partes involucradas.
En diciembre del pasado año perdió estado parlamentario un proyecto de la diputada Carrió para recuperar el Banco Nac. de Datos Genéticos, restringido para nosotros a partir de una ley del kirchnerismo en el 2009.
Lo mismo ocurrió con un proyecto de la senadora (mc)Morandini para la ampliación de la CoNaDi.
El gobierno nacional a través de la Secretaría de DDHH y Pluralismo Cultural de la Nación va a crear un equipo de trabajo para nuestras búsquedas. Pero lo que necesitamos son las leyes que sostengan firmemente nuestro Derecho y que tanto la CoNaDi como el BNDG, que son organismos estatales, no discriminen a ningún ciudadano con su derecho a la identidad vulnerado.
Nos resistimos a creer que existan diputados y senadores que se opongan a la Universalidad del Derecho a la Identidad.
Como lo expresara Norma Morandini en su proyecto: "Porque somos parte de ese legado, de ese camino que inició la democratización, cuando el Estado debió reparar lo que había provocado, hoy debemos consa- grar lo que es de todos: el derecho a la identidad. Se haya nacido en cautiverio, fruto de una violación, producto del abandono o simplemente se trate de un ciudadano que busca su verdad. Las víctimas no tienen distinción y los instrumentos de reconocimiento y garantía de los Derechos Humanos deben estar en consonancia  con el principio que los sustentan: la igualdad y la universalidad".

Graciela Palma Arizaga (Ciudadana sin Identidad)
DNI (con datos falsos) 16.496.527
palmagraciela@gmail.com


miércoles, febrero 08, 2017

Banco Nacional de Datos Genéticos: hoy sólo para algunos

Se cumplen 30 años de la creación del Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG) creado por Alfonsín en el año 1987 por Ley 23.511.
Dicha ley establecía que atendería a todos los ciudadanos que tuvieran dudas sobre su identidad y a los casos de lesa humanidad.
En el 2009 el gobierno kirchnerista logró que se aprobara en el Congreso Nacional la ley 26.548 que limita el Banco únicamente para los casos de lesa humanidad y se lo traslada del Hospital Durand al Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación. Una ley inconstitucional ya que restringe la original y discrimina a todos los que fuimos apropiados (no adoptados legalmente) que no pertenecemos a los casos de lesa humanidad y a cualquier ciudadano que tenga dudas sobre su identidad.
El Banco contiene el perfil de 295 grupos de familiares que buscan a sus nietos y también el de 9.000 jóvenes que buscan su verdadera identidad, que fueron anotados como hijos propios (no adoptados) y nacieron en el período de la dictadura pero no fueron compatibles con los casos de lesa humanidad.
Se calcula que alrededor de 3 millones de ciudadanos de todo el país buscamos nuestra verdadera identidad de origen. Al nacer no fuimos adoptados sino entregados ilegalmente, lo que hoy se denomina "adopción por izquierda", una práctica social de muchos años y que aún continúa. Somos personas con sustitución de identidad.No sabemos nuestra fecha real de nacimiento, ni el lugar, ni antecedentes médicos, nada.
No hace falta aclarar que el Derecho a la Identidad es un Derecho Humano y que el Estado tiene el deber de preservar la identidad de los niños y que cuando alguno sea privado ilegalmente de algunos de los elementos de su identidad o de todos ellos el Estado debe asistirlo y brindarle protección con miras a restablecer rápidamente su identidad (Convención sobre los Derechos del Niño).
A nosotros nadie nos protegió al nacer y el BNDG es el instrumento que tiene el Estado para ayudarnos.
La diputada Carrió presentó en dos oportunidades proyectos de ley con el objeto de recuperar el Banco, que vuelva a ser como cuando se creó: para todos los ciudadanos. Pero esos proyectos perdieron estado parlamentario ya que nuestros representantes no los trataron, los archivaron.
De Colombia, Perú, Nigeria se acercan a nuestro Banco, se firman convenios de ayuda internacional, pero nosotros, los ciudadanos argentinos con sustitución de identidad somos discriminados.
El BNDG hoy no es para nosotros, se nos está vedado. El presidente Raúl Alfonsín exaltó el valor de la democracia, de los DDHH y creó el BNDG con ese espíritu y no como algo sectario.
Pedimos al Gobierno Nacional que presente un proyecto de ley para revertir esta situación tan injusta, que nuestros diputados y senadores se ocupen y no nos dejen de lado aunque sea un año electoral.
La sustitución de identidad es nada menos que la vulneración de un Derecho Humano.

Graciela Palma Arizaga (Ciudadana sin Identidad)
DNI (con datos falsos) 16.496.527
palmagraciela@gmail.com

domingo, enero 29, 2017

Práctica social, hoy modernizada: venta de bebés


La entrega ilegal de bebés, hoy llamada "adopción por izquierda", ocurrió siempre.
Estamos ante una práctica social de muchísimos años que fue naturalizándose. 
Recorrer hospitales, parroquias, casas de parteras porque "si les quedaba un bebé" lo "adoptarían".
La excusa: "salvar" al bebé de la pobreza o de ser "institucionalizado". "¿Cómo vamos a dejar que tan chiquito ingrese a un orfanato?". También se acusa a la  "burocracia" de las adopciones y el tiempo de espera.
De lo que no se habla es de que casi el 90% de las personas que se inscriben en el RUA para adoptar solo quieren bebés, y tantos no hay disponibles entonces recurren a la ilegalidad.
Tampoco se habla de las mujeres que por falta de ayuda del Estado, sin un sistema de salud que las proteja, que las ayude a prevenir embarazos, que las contenga y ayude a hacer las cosas bien, optan por entregar a sus bebés de manera ilegal.
Cada uno se justifica, expone sus motivos, ahora, nadie piensa en el bebé como un sujeto de derechos.
Porque no hablamos de objetos, de "mercancía", hablamos de personas, sin voz y un Estado que está ausente para el cuidado de sus Derechos. 
Porque esta práctica provoca la sustitución de identidad. Ese bebé es anotado como propio por sus compradores, cambian todos sus datos (fecha de nacimiento, lugar, etc). Los adultos ven cumplido su deseo sin considerar jamás el daño físico y psicológico que se le provocará a ese bebé.
3 millones de adultos, de todos los tiempos históricos que buscamos conocer nuestra verdadera identidad de origen, fuimos esos bebés y podemos dar testimonio del daño que ocasiona la mentira.
Y si las cosas salen mal no contamos con un juez que nos ayude. En las adopciones hay un 15% de devoluciones pero en nuestros casos ¿a quién nos iban a devolver?
Es muy fácil anotar a un bebé como hijo propio, declarar un parto inexistente. Las leyes son muy débiles, no se toman medidas de prevención ni se educa al respecto.
Existieron proyectos de ley en el Congreso Nacional para regular la inscripción de bebés, más que nada en los casos referidos a los partos domiciliarios, pero perdieron estado parlamentario.
Hacen falta campañas, educar, trabajar para el cambio cultural. 
Nos preocupa la compra de perros y alentamos su adopción y no hacemos nada por los seres humanos.
Porque esto no es nuevo. Los que sufrimos sustitución de identidad hace más de una década que lo denunciamos. Nosotros somos producto de esta práctica, solo que ahora se ha modernizado.

Graciela Palma Arizaga (Ciudadana sin Identidad)
DNI (con datos falsos) 16.496.527
palmagraciela@gmail.com 

lunes, diciembre 05, 2016

Ampliar los DDHH no es ir en contra de nadie sino a favor de todos

Para los que luchamos por el Derecho a la Identidad para todos los ciudadanos este año fue muy importante. El gobierno de Cambiemos dio un paso histórico al reconocer la problemática de más de 3 millones de ciudadanos de todos los tiempos históricos como política de Estado.
La CoNaDi se creó en 1992 inaugurando una novedosa foma de trabajo conjunto entre una ONG (Abuelas) y el Estado Argentino.
Pero la ampliación de este organismo del Estado debe ir acompañada de una modificación de su Comisión Directiva.
La Sra. Claudia Carlotto, coordinadora de la CoNaDi, forma parte de ese organismo desde sus inicios porque el mismo fue creado exclusivamente para ocuparse de los casos de lesa humanidad (restitución de nietos).
Nuestros casos deben ser atendidos de otra manera: no se quiere judicializar, no se debe cambiar el apellido ni ser restituídos, depende de la decisión voluntaria de cada persona de querer buscar y de quienes quieran ser encontrados. Además de trabajar de manera respetuosa y confidencial se debe tener en cuenta las distintas situaciones personales traumáticas que provocaron nuestra situación.
Los adoptados ejercen su derecho a la identidad al poder consultar su expediente de adopción. Nosotros no fuimos adoptados sino anotados como hijos propios por lo cual no existe expediente alguno y es necesario de un trabajo de investigación profundo.
La Secretaría de DDHH y Pluralismo Cultural ha propuesto la creación de una Unidad de Búsqueda de Origen pero siempre a cargo de la Sra. Carlotto. Y nuestros casos debe manejarlos otra persona, preparada en este tema específico representando a los afectados. 
¿Por qué esto significaría un enfrentamiento con Abuelas si no somos casos de lesa humanidad? La CoNaDi no es una una ONG, es del Estado, de Todos los ciudadanos.
El gobierno debe tener en claro que ampliar los DDHH no es ir en contra de nadie, al contrario, es trabajar por el bien común. No cabe ningún tipo de negociación, menos si hablamos de DDHH. Ni tener miedo. Nadie debería sentirse ofendido o atacado por querer hacer las cosas bien y de manera justa.
Pasamos una década de injusticias, de manipulaciones, de discriminación por haber nacido en un año políticamente incorrecto. 
Hoy tenemos la esperanza que los cambios serán reales y que prevalecerá el sentido común.

Graciela Palma Arizaga
Ciudadana sin Identidad
DNI (con datos falsos) 16.496.527

lunes, noviembre 14, 2016

Necesitamos recuperar el Banco Nacional de Datos Genéticos

Alrededor de 3 millones de personas nacidas en todos los tiempos históricos no conocen su verdadera identidad de origen. No fueron adoptadas, me refiero a las llamadas “adopciones ilegales” o adopciones por izquierda.
Desde el año 2009, por ley 26.548, el Banco Nacional de Datos Genéticos atiende únicamente los casos de lesa humanidad.
Este Banco, reconocido internacionalmente
​,​
 fue creado por el Dr Raúl Alfonsín a pedido de Abuelas pero para que fuera utilizado por cualquier ciudadano con su identidad vulnerada y casos de filiación.
Es cada vez más frecuente la comercialización masiva y descontrolada a través de internet de los análisis genéticos. 
Hoy diversos grupos de búsqueda en las redes sociales están convocando no solo a las personas que buscan su identidad sino a todos los ciudadanos a “solidarizarse” realizándose estas pruebas porque “cuantos más seamos encontraremos nuestra verdad”.
Lo riesgoso e
​s que se envían​
 
​l​
as muestras (hisopado) a una empresa privada de EEUU que ofrece a sus clientes la posibilidad de armar su árbol genealógico y quizás, encontrar un familiar en el mundo.
​Compran el kit y s​
olo 
​necesitan ​
de un laboratorio y la firma de un genetista ​
para 
​facilitar los envíos a EEUU
, y la tienen.
​De esta manera s​
e están enviando datos sensibles para formar parte de una base de datos extranjera.
Los riesgos para el individuo son varios, porque la realización de la prueba aportará más datos de los estrictamente necesarios; datos que el interesado no sabe que son obtenidos, tratados o cedidos a otras empresas con múltiples finalidades.
Los datos genéticos revelan cuestiones íntimamente ligadas al núcleo de la personalidad y de la dignidad humana.
Es necesario que nuestros diputados y senadores trabajen por la recuperación del Banco Nacional de Datos Genéticos. En diciembre perderá estado parlamentario un proyecto de la diputada Carrió, presentado por segunda vez en el Congreso Nacional.
En el dolor que genera la incertidumbre, quienes buscan su verdadera identidad de origen no miden las consecuencias y se dejan tentar por estos ofrecimientos comerciales poniendo en riesgo su seguridad personal.

Graciela Palma Arizaga (Ciudadana sin Identidad)
DNI (con datos falsos) 16.496.527

domingo, octubre 30, 2016

Derecho a la Identidad: no se pueden hacer las cosas de cualquier manera

Hay mucho desconocimiento sobre el tema. A diferencia de los casos de lesa humanidad, en las demás búsquedas de identidad, especialmente las referidas a quienes no pasaron por el marco legal de la adopción sino que fueron anotados como hijos propios (adopción por izquierda), la familia biológica no busca.
Tampoco buscan todos los que fueron apropiados, hay quienes no quieren hacerlo y nadie los puede obligar.
Un Banco de Datos Genéticos es una herramienta auxiliar para las búsquedas. Desde el año 2005 la mayoría de los casos resueltos fue por el trabajo de investigación realizado y no por la utilización de ADN.
Para que el Banco sea la solución ambas partes deberían realizarse el ADN y dejar sus datos. Y no todos buscan, o no quieren ser encontrados ni se puede obligar a toda una población a realizarse dicho exámen.
Hoy, a partir de un grupo de personas que buscan su identidad se comenzó a alentar el envío de hisopados,es decir, muestras de ADN a un laboratorio privado de EEUU, para formar parte de su base de datos. No les interesa la seguridad, ni que se puedan vulnerar sus derechos.
Un solo médico genetista en el país, en Rosario, Santa Fé, es quien les hace el favor de poner la firma para que puedan realizar los envíos, porque, como él mismo expresó en un medio radial, su laboratorio está inscripto en el Ministerio de Salud de la Nación. Su firma permite que el ANMAT autorice el envío de esas muestras por correo.
Si no existe riesgo alguno, si las advertencias son una exageración, ¿por qué solo este genetista en todo el país presta su firma? ¿Por qué se necesita de la firma de un médico para que una persona envíe su hisopado al exterior?
Lamentablemente, muchos grupos y ONGs que está en el tema del Derecho a la Identidad están incentivado esta práctica. Poco y nada les preocupa la existencia de la Declaración de genoma Humano y DDHH de la ONU, desconocen la calidad de "dato sensible" que tiene el ADN, defienden un derecho humano como el derecho a la identidad pero exponen a las víctimas a otras vulneraciones.


jueves, octubre 27, 2016

Delivery de ADN: negocio para algunos, riesgos para muchos

Se calcula que alrededor de 3 millones de personas nacidas en todos los tiempos históricos no conocen su verdadera identidad de origen. No fueron adoptadas sino apropiadas, lo que suele llamarse “adopciones ilegales” o adopciones por izquierda.
Para la resolución de estos casos el acceso al ADN es fundamental.
Desde el año 2009, por ley 26.548, el Banco Nacional de Datos Genéticos atiende únicamente los casos de lesa humanidad.
Los ciudadanos con sustitución de identidad, ansiosos por encontrar su verdad personal, por el dolor que les causa la apropiación y la falta de contención recurren a cualquier opción que se les ofrezca sin medir las consecuencias ni informarse debidamente.
Es cada vez más frecuente la comercialización masiva y descontrolada a través de internet de los análisis genéticos. De calidad variable y fiabilidad cuestionable, se ofrece a través de la red informática la posibilidad de realización de tales pruebas. Por solo U$S 99,- laboratorios privados de EEUU, la mayoría creados por empresarios, ofrecen conocer sus orígenes étnicos y la ilusión de hallar algún familiar biológico. Sus bases de datos se comparan con las de todo el mundo. Es decir, esas muestras que se envían al exterior pasan a engrosar una base de datos extranjera.
Esto puede ser un entretenimiento para cualquier persona, pero para quienes tienen sustitución de identidad es algo serio y entregan su confianza y esperanza.
Hoy diversos grupos de búsqueda en las redes sociales están convocando no solo a las personas que buscan su identidad sino a todos los ciudadanos a “solidarizarse” realizándose estas pruebas porque “cuantos más seamos encontraremos nuestra verdad”.
Solo necesitan la firma de un médico genetista para cumplir con los requisitos básicos del ANMAT para su envío, y la tienen.
Los riesgos para el individuo son varios, porque la realización de la prueba aportará más datos de los estrictamente necesarios; datos que el interesado no sabe que son obtenidos, tratados o cedidos a otras empresas con múltiples finalidades.
Los datos genéticos revelan cuestiones íntimamente ligadas al núcleo de la personalidad y de la dignidad humana, pero estos grupos no lo consideran así y rechazan la idea de que exista el riesgo de la mercantilización de la información íntima de cada persona.
El respeto por la dignidad de la persona es un derecho que ha sido reconocido constitucionalmente y constituye la base a la hora de discutir en torno a los nuevos avances tecnológicos en el área de la salud y sus repercusiones en el ámbito de la sociedad.
Es necesario elaborar políticas públicas que garanticen la seguridad de los datos genéticos de las personas para evitar su manipulación. Trabajar en la recuperación del Banco Nacional de Datos Genéticos ya que la limitación de su acceso provoca que esta práctica se realice. Y ocuparse de dar información, asesoramiento y contención hacia quienes acuden a estos ofrecimientos como una mágica solución.

Graciela Palma Arizaga (Ciudadana sin Identidad)
DNI (con datos falsos) 16.496.527
palmagraciela@gmail.com