martes, enero 29, 2008

Identidad: Los caballos primero

Los caballos jamás se preguntarán ¿Quiénes Somos?
No, el día de los inocentes no es, soñando no estoy, por las dudas llamé a mi hija para que leyera la nota: los caballos que se comercialicen tendrán el Documento Único Equino (DUE) en la provincia de Bs.As. quedando todos sus datos registrados, hasta la defunción.
Entiendo para qué se hacen estos controles pero nosotros llevamos años mendigándole ayuda al Estado para que nos restituya la identidad a tres millones de ciudadanos en toda la República porque no fuimos adoptados sino entregados fuera del marco de la ley (muchos de nosotros comercializados), que no sabemos ni el día ni el lugar de nuestro nacimiento y se preocupan primero por los caballos.
Después se enojan por mis cartas en cambio yo siento vergüenza ajena.
Graciela Palma (ciudadana sin identidad) DNI 16.496.527

lunes, enero 28, 2008

Papel de las Instituciones como reforzadores de los Pactos de Silencio



Hay un aspecto de la violencia familiar que nos interesa principalmente y es de los pactos de silencio, ya que estos trascienden más allá del sólo ocultarle la verdad al interesado, ya que en muchos casos, en la gran mayoría, estos manejos de la información por parte de los familiares, trasciende más allá del sólo hecho de negarle la verdad en cuanto al origen, sino que estos pactos se mantienen aún cuando el sujeto sabe acerca de su condición de hijo no biológico y decide comenzar su búsqueda.

Es cuando la familia se une y niega todo tipo d e información que pudiera ayudar al interesado, haciendo un verdadero abuso de poder, ya que las personas en búsqueda de su identidad de origen deben recopilar datos de las personas que participaron en su inclusión en la familia o que por su cercanía a la misma conocen ciertos datos relevantes, como ser localidad o institución donde nació, origen de su familia biológica, etc.

Entonces esta recopilación de los datos se hace en forma lenta y traumatizante para la persona que busca ya que muchas veces involucran peleas con su familia de crianza debido a esta resistencia a querer aportar datos. Es muy común que las familias inviertan los roles depositando en la persona que busca todas sus conflictivas, visualizándolo como el victimario, en vez de hacerse cargo por parte de las familias de haber participado en una red de mentiras y silencios para con la persona.

En este punto juegan muchas creencias circulantes en cuanto a la problemática de la apropiación de menores, ya que, en general, no es visualizada como tal por la sociedad.
Por lo tanto, para las familias de crianza, se les dificulta el acercamiento al tema y la toma de responsabilidad por los actos realizados, ya que, se percibe solo el aspecto de haberle ofrecido al niño “un hogar”, sin tener en cuenta el cómo se hizo ni el derecho de la persona a conocer su identidad de origen.

En este punto, no hay que dejar de mencionar la evolución histórica del tema, ya que desde hace no mucho tiempo atrás las adopciones se pueden legitimar por vía judicial.

Por tal motivo hay que tener en cuenta los aspectos sociales de la problemática de las apropiaciones de niños en un momento determinado, con especial relevancia a las creencias populares en torno al tema.

En este sentido, se considera que las organizaciones institucionales donde se acude a solicitar ayuda están afectadas por las mismas creencias que circulan por el conjunto societario, reforzando el círculo de revictimización que comienza con la negativa de la familia a brindar información.

Uno de los principales puntos es el aspecto de infantilización que se trasmite a los adultos que solicitan información sobre sus orígenes, cuando se les comunica que por diversas situaciones (entre ellas que los datos no son sólidos o cuantiosos) no se puede continuar con la búsqueda, o cuando se les informa que no se puede tener acceso a los archivos, sugiriendo una variopinta lista de excusas, tales como “los libros de tal institución no se encuentran a disposición por que se les inundó el archivo”.
En general, esto es vivido como muy frustrante y en una inmensa cantidad de casos, los adultos desisten de seguir buscando.

Además hay que tener en cuenta el factor tiempo, ya que por lo general, las personas en búsqueda de su identidad de origen hacen un recorrido, primero por sus familias y luego por diversas oficinas que les insumen bastante tiempo, esfuerzo y dinero, esta situación hace que cualquier intervención no adecuada por parte de una oficina determinada genere más cansancio y malestar del que ya viene sufriendo

Pero lo más importante de la intervención iatrogénica de las organizaciones, es cuando se hacen eco, de una forma más inconsciente, con el síntoma de los familiares, creando nuevas zonas de silencio alrededor de la búsqueda. Esto es generado en la forma de retacear información que se haya conseguido a través de la intervención de una oficina dedicad a la búsqueda.

Otra forma más manifiesta de intervención violenta por parte de una organización es cuando se le explicita a la persona en búsqueda de su identidad, que puede generar molestias en otros y por este acto en si mismo puede provocar un juicio, no considerando con este argumento la realidad del derecho a conocer la Identidad Biológica de sujeto.

Una vez iniciada la búsqueda y en la mayoría de los casos, donde no hay un legajo de adopción legal, hay que recurrir reiteradamente a los familiares de crianza para que aporten los datos que conocen, esto implica deconstruir el pacto de silencio que atraviesa a esta familias, en estos casos, muchas veces las organizaciones “toman partido” de alguna forma por la familia de crianza y se niegan a seguir preguntando porque las personas intervinientes sienten que no deben “molestar” al grupo familiar que pueden aportar información. Esto está íntimamente relacionado con lo anteriormente expuesto.

Es en este momento donde se coloca al sujeto que decide buscar sus orígenes en victimario, porque es el que con sus actos (la búsqueda de sus orígenes), perturba a los otros.

Esta situación de “protección” muchas veces se extiende a los médicos o parteras que han firmado los certificados de nacimiento fraguados. (que en su mayoría cobraron dinero para entregar al bebé a su familia de crianza)

Este mecanismo se repite de tal forma que a la persona que busca se le hace casi insoportable pasar una y otra vez por las mismas situaciones.

Los ejemplos pueden continuar, pero lo importante a tener en cuenta es que la situación de solicitar ayuda de parte de las personas en búsqueda de su identidad no debe en ningún caso convertirse en una nueva revictimización por parte de la distintas organizaciones proveniente de la intervención profesional no adecuada de sus integrantes.

Lic. Verónica Graziano (licenciada en psicología) Comité Científico de Quiénes Somos

domingo, enero 27, 2008

De eso no se habla y el Estado obediente mira al costado


Los secretos, las mentiras pesan, agobian, hunden a los que los generan y a los que somos víctimas de ellos, matan la posibilidad de ser uno mismo tienen efectos traumáticos. Depresiones, ataques de pánico, atención dispersa, trastorno de aprendizaje y pueden ocasionar enfermedades como asma, psoriasis, cáncer y por supuesto dificultades en las relaciones de pareja, familiares y laborales.

Esto es así, hasta fue nota en la revista dominical de un importante diario argentino.

Pero ni a los Estados Nacional, Provinciales y Municipales parece preocuparles la suerte de sus ciudadanos más si esos ciudadanos fuimos los bebés del tráfico de niños que hoy siendo adultos buscamos nuestros orígenes. Jamás se nos considera en algún Programa de Ayuda, en tiempos que la palabra “inclusión” aparece en todos los discursos de nuestros dirigentes la realidad es otra.

Al contrario, se molestan y ofenden por mis cartas que lo único que hacen es mostrar la realidad que no quieren ver: su inoperancia en el tema de la búsqueda de la Identidad, la falta de voluntad política y el incumplimiento con la Constitución Nacional y los Pactos Internacionales. Entonces responden con agresiones: patoteros, resentidos, somos gente con la que no se puede hablar, ya nos “advirtieron” sobre Uds., etc., no nos metan en entuertos políticos.

Maduren y cumplan con su deber como corresponde.

Hay tres millones de argentinos que seguimos esperando.

Graciela Palma (ciudadana sin identidad) DNI 16.496.527

sábado, enero 26, 2008

Hijos del Tráfico



Buscan su identidad pero no son hijos de desaparecidos. Son adultos que durante su niñez fueron víctimas el tráfico de bebés. Muchos fueron adoptados de forma irregular, anotados como hijos propios o fueron directamente vendidos por médicos o parteras. Se quejan del poco apoyo oficial.

Graciela Palma es una de las tantas personas que buscan su identidad. Según sus dichos, es una de los tres millones de víctimas del tráfico de niños en Argentina. Afirma desconocer su verdadera fecha de nacimiento y el lugar donde su madre biológica dio a luz. “Somos los bebes del tráfico de niños que hoy como adultos buscamos nuestro origen”.
La Asociación “Quienes Somos” surgió a principios del 2002, cuando un grupo de personas que buscaban su verdadera identidad biológica decidieron reunirse, debido a que no existía ningún organismo oficial que se dedicara a investigar los casos de apropiación de menores fuera del período de la dictadura.
Graciela manifestó que al igual que las personas que están en su misma situación, no tiene antecedentes médicos ni genéticos, generando un riesgo que podría afectar tanto a su salud como a la de sus hijos, debido a que desconocen si son portadores de alguna enfermedad hereditaria. Denuncia que en nuestro país, no se les reconoce derecho alguno, ya que al no haber sido legalmente adoptados, carecen de un expediente que contenga su historia familiar.
La agrupación se formó en el marco institucional de la Defensoría del Pueblo de la Nación. Desde entonces, su actividad se centró en acompañar y orientar a todas las personas que buscan conocer sus antecedentes.
La principal finalidad es exigirle al Estado que emplee los medios necesarios en la búsqueda de sus orígenes, y de esta manera, poder garantizarles el “Derecho a la Identidad”, el cual está consagrado legalmente a través de la Constitución Nacional y los Pactos Nacionales e Internacionales.
Solicitan adicionalmente, que se les arme el expediente correspondiente con la verdadera información de su nacimiento, y que se les garantice transparencia y confidencialidad.
También denuncian la complicidad del Estado en la sustracción de identidad y adulteración de documento público. Explican que la mayoría de los integrantes de “Quiénes Somos”, han sido anotados como hijos propios, lo que derivó en que sus partidas de nacimiento sean legales pero ilegítimas. También sostienen que algunos tienen expedientes de adopción pero con severas irregularidades.
Graciela manifestó que “no existe lugares gubernamentales que tratan esta temática, salvo que exista una relación con un delito de lesa humanidad”. Expresó su desilusión ante la falta de acompañamiento jurídico con respecto a su problemática, y acusó a Eduardo Duhalde, Secretario de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, haber declarado que “este tema al Estado no le interesa, que son muy grandes, y que se acordaron tarde para buscar”. También afirmó según el funcionario, no existen tales archivos y que no se puede hacer nada al respecto.
La organización ha logrado hasta el momento que 80 personas conozcan su verdadera identidad, entre los que se encontraban adopciones y apropiaciones. Alegan que no es todo una historia rosa, que pueden encontrarse con datos muy fuertes. Esta iniciativa se pudo llevar a cabo con ayuda del Programa "Reencuentros" de la Provincia de Buenos Aires que contó con la posibilidad de acceder a los archivos del Registro Provincial de las Personas.
En la actualidad, se prevé la implementación de la ley 2.202 en al que se solicita la apertura de archivos de hospitales y clínicas privadas de Buenos Aires. Aseveran que observando este tipo de registros atentamente, empezaron a notar que en las partidas de distintas personas aparecían los mismos médicos.
También expresaron su interés de poder intercambiar información con organismos como Abuelas de Plaza de Mayo debido a que muchas de las parteras u obstetras que intervinieron en los casos de lesa humanidad, ya venían trabajando en el tráfico, y lo siguieron haciendo durante la dictadura y hasta el día de hoy.
Graciela Palma se queja de la falta de protección del Estado y la falta de voluntad política para tratar el tema. Somos ciudadanos sin identidad. Vamos manejando nuestras vidas en el aire, como una cuerda floja dentro de una nebulosa, en al que contamos con herramientas endebles que afectan nuestros propios proyectos de vida.
Dju Publicada el 25 de Enero/08 en Diario Judicial

viernes, enero 25, 2008

Programa Provincial Reencuentros



“Cuando la provincia se moviliza empuja a toda la Nación” (Scioli).

En Enero de 2007 se puso en marcha el Programa Provincial Reencuentros en la pcia. de Bs.As. en el cual trabajó mucho la Agrupación Quiénes Somos en su elaboración y el entonces Gobernador Solá firmó el decreto correspondiente.

Comenzó a funcionar en su primera etapa. Llegaron las elecciones y nadie más respondió a los pedidos que llegaban al mail del Programa.

Ahora se crea un Programa sobre la violencia a la mujer. En Provincia hablan de generar políticas integrales y articuladas interinstitucionalmente.” (así es Reencuentros).

“La violencia contra las mujeres requiere un abordaje especial de intervención, que dé cuenta de las características diferenciales de esta problemática, que está basada en la discriminación y en las relaciones asimétricas y de abuso de poder entre los géneros."(en nuestra problemática, los bebés del tráfico de niños, hay que sumar la discriminación y abuso de poder de funcionarios del Estado).

“El programa contempla que esta problemática "afecta a la salud pública, la vida laboral, la seguridad y el desarrollo. La violencia contra las mujeres además de un grave problema social es una violación a los derechos humanos."

El tener sustracción de identidad también y afecta a nuestros hijos, a nuestro entorno a nuestra manera o posibilidad de armar un proyecto de vida. Por eso, le ruego Gobernador Scioli ponga en marcha de manera completa el Programa Reencuentros.


Dijo Ud.: “Cuando se escucha a la gente las soluciones llegan más rápido.” Escúchenos Gobernador.

Graciela Palma (ciudadana sin identidad) DNI 16.496.527

jueves, enero 24, 2008

Piden a Estados que niños adoptados tengan derecho a conocer su origen



La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa aprobó hoy una recomendación a sus 47 Estados miembros para que los niños adoptados 'tengan derecho a conocer sus orígenes, como tarde en su mayoría de edad'.

En el texto se insta a establecer 'reglas estrictas relativas a la creación de agencias especializadas en la adopción de niños' y a modificar el derecho penal con el fin de 'evitar y de sancionar' el tráfico de menores y las adopciones ilegales.

La recomendación, que fue aprobada por una unanimidad de 98 votos, también solicita que 'se asegure la capacidad adoptiva' de los padres candidatos a la adopción internacional, a firmar acuerdos bilaterales para estos casos y a reabrir los expedientes que aborden la desaparición de recién nacidos.

También se pide el derecho de retractación a las madres que han dado a sus hijos en adopción en un plazo de tiempo razonable.La ponente del informe, la legisladora suiza Ruth-Gaby Vermot-Mangold, explica en la exposición de motivos el resultado de sus visitas a Ucrania y Moldavia, donde se reunió con madres víctimas del robo de sus hijos recién nacidos, bajo la sospecha de que fueran entregados en adopción.

Así cuenta el caso de cuatro madres cuyos hijos nacieron en el hospital No6 de Jarkov y a las que les dijeron que los niños habían fallecido. El hospital se negó a que vieran los cuerpos y les comunicaron que habían sido enterrados.
En otros casos, sí se mostró al bebé fallecido, si bien la madre pudo constatar que el cadáver era de mayor edad que su hijo recién nacido.Vermot-Mangold señala que 26.000 niños ucranianos fueron adoptados en el extranjero entre 1996 y 2004 y que 'aún existen demasiados casos de adopciones ilegales'.

La ponente da cuenta de los casos de jóvenes búlgaras que han emigrado a Francia, han ejercido la prostitución y, tras quedar embarazadas, han vendido a sus hijos. El precio a pagar por las familias interesadas, mayoritariamente de origen gitano, ha sido de 6.000 euros por los niños y 5.000 por las niñas. A las madres sólo les llegaba una cantidad de entre 400 y 2.000 euros.

Durante el debate, el legislador francés Yves Pozzo di Borgo elogió las tarjetas de identificación y contó la experiencia de un centro maternal parisino que pone a los pequeños un dispositivo con una alarma que salta si el bebé sale fuera de un perímetro de 10 metros. Además, recordó que en Francia existe, desde mayo de 2006, una agencia sobre adopciones internacionales, que sería más eficaz si en el resto de países también existieran organismos similares.
Terra Actualidad - EFE

Ministro Stornelli ¿Y Nosotros?


En provincia de Buenos Aires se creó el Programa de Atención a Mujeres Víctimas de la Violencia, la Secretaría de DD.HH. y el Ministerio de Seguridad firmaron un acuerdo y el 911 tendrá un equipo especializado para atender los llamados referentes a las mujeres en riesgo.

Me parece muy bien que exista un programa, un equipo, un convenio, un nº, pero para las víctimas del tráfico de niños, esos bebés que hoy somos personas adultas y buscamos nuestra identidad, ¿nada?

Porque es muy poco y mal lo que se hace y no hablo de resolver adopciones, nosotros no fuimos adoptados y lo que pedimos es justamente que el Estado arme ese expediente que no tenemos realizando las búsquedas de manera transparente, que nos informen por escrito y fundamentado porque se trata nada más y nada menos que de nuestras vidas.

Durante su gestión el Dr. Arslanián nada hizo, el ministerio aceptó tomar este tema, figura en su web y así estamos, en una nebulosa porque no sabemos cuando ni dónde nacimos y tampoco sabemos cuando considerarán nuestra problemática lo suficientemente importante para ponerse a trabajar en serio.

¿Cómo puede ser que transitemos con una documentación que no nos corresponde y a nadie le importe? Accedieron a formar parte del Programa Provincial Reencuentros (a propósito gobernador, no se olvide que eso está esperándolo).

Recién comienza el año quiero creer que el Dr. Stornelli, que es un fiscal, sabrá valorar este tema como corresponde y no hizo su antecesor en ese ministerio donde hay cientos de casos paralizados y ciudadanos que esperamos años una respuesta, no es la manera correcta de proceder.
Graciela Palma (ciudadana sin identidad) DNI 16.496.527

viernes, enero 18, 2008

Noticias de Valencia


Un juez ordena a Diputación que facilite el acceso al archivo para localizar a una madre biológica


La titular del juzgado de Primera Instancia número 16 de Valencia ha dictado un auto en el que ordena a la Diputación de Valencia que facilite a Juan Antonio Cervera Rodrigo el acceso a los archivos de la entidad para que éste pueda consultar los datos relativos a la identidad de su madre biológica.
Pilar G. del Burgo, ValenciaSe trata de primer pronunciamiento de búsqueda de filiación biológica que se realiza por la vía de lo civil en la Comunitat Valenciana, según informó a Levante-EMV el abogado Enrique Vila presidente de la asociación SOS Raices que tuvo que llevar el caso ante los tribunales ante la "obstrucción" de la Corporación Provincial que respondió por escrito que localizar los datos de la madre biológica del solicitante era "una tarea difícil, cuanto menos imposible", según informaba este periódico en su edición del pasado 3 de noviembre.El letrado aportó al procedimiento varias fotocopias del libro-registro general de entrada del hospital Provincial, donde se anotaba el nombre y apellidos de los pacientes, estado civil, domicilio, barrio y sala donde se les internaba. Asimismo, a las salas de hospitalización se les asignaba el nombre del santo de referencia de la enfermedad. Las mujeres que iban a dar a luz quedaban registradas en la sala de San Ramón (Nonato), que es el patrón de las parturientas.Con este pronunciamiento, el abogado Enrique Vila ha conseguido también que se reconozca que un expediente de jurisdicción voluntaria para conseguir la autorización judicial que permita el acceso a los datos de filiación biológica debe resolverse por la vía de lo civil, frente a la argumento de la Fiscalía que defendía la vía de lo contencioso-administrativo.Diferencias notablesLa diferencia de jurisdicción se traduce en mayor rapidez y menor coste para los solicitantes del derecho a conocer la identidad de su madre biológica. Concretamente, de esperar seis meses en vez de más de dos años para acceder a los archivos.En la actualidad hay seis procedimientos judiciales iniciados en la Comunitat Valenciana de búsqueda de filiación biológica y en España la cifra hay presentados unos cincuenta, según informó Enrique Vila que destacó que prácticamente todos los jueces emiten un pronunciamiento a favor del reclamante, ya que el Código Civil apoya el derecho de las personas que fueron dadas en adopción a conocer la identidad de la madre biológica.El propio letrado se especializó en la búsqueda de la filiación biológica porque él también fue dado en adopción en la Casa Cuna Santa Isabel de Valencia, aunque nunca ha podido localizar a su madre biológica porque las monjas que regentan la institución han negado que existiera un libro de registro de entrada de las mujeres que iban a dar a luz.El letrado estima que en España puede haber unos dos o tres millones de ciudadanos nacionales adoptados.


La madre que no quería ver al hijo

En los años que el abogado Enrique Vila ha dedicado a la presentación de demandas de filiación biológica en juzgados de toda España ha observado que todos los fallos judiciales han sido siempre favorables. Solo en una ocasión, un magistrado de Primera Instancia de Barcelona denegó ese derecho al dirigirse, antes de emitir el pronunciamiento, a la madre biológica para preguntarle si quería encontrarse con el hijo que había dado en adopción. Ante la negativa de ésta, el juez se pronunció en contra. Aún así, el abogado valenciano recurrió a la Audiencia Provincial y volvió a exponer el caso. El tribunal falló a su favor y reconoció el derecho del hijo a saber quien era su madre, independientemente de que ésta quisiera o no encontrarse con su descendiente.Durante la última década han sido decenas las personas en toda España que han podido desvelar uno de misterios más relevantes de la vida: la identidad de la mujer que lo había concebido y alumbrado.

Publicado por Comunitat Valenciana

miércoles, enero 16, 2008

La identidad de La Gioconda


“No se puede; no hay archivos; se acordaron tarde para buscar; Uds. ya son demasiado grandes ¿qué hicieron hasta ahora?” ¡Lo que podíamos!

Los ciudadanos que buscamos nuestra verdadera identidad de origen, las víctimas del tráfico de niños no encontramos un solo lugar del Estado en todo el país que atienda de manera completa y como corresponde las búsquedas de origen y así cumplir con un derecho constitucional y por sobre todo humano.

La provincia de Bs.As. estaba digitalizando 40 millones de actas de todos los bonaerenses desde el año 1880 y no podemos ser tan ingenuos y pensar que es una excepción, pero ante los reclamos, altos funcionarios y especialistas en DD.HH. responden rápidamente: no hay archivos, no hay datos, no se puede hacer nada condenándonos a vivir en la nebulosa de no saber nuestra fecha real de nacimiento, el lugar y los antecedentes médicos.

Ayer leo que finalmente se supo la identidad de La Gioconda a través de datos del año 1530. Claro, ese misterioso encanto de la incógnita sumada a su peculiar sonrisa se perdió aunque jamás dejará de ser una maravillosa obra de arte.

La cuestión es que los datos aparecieron, ya sé, es Europa pero la Argentina es poseedora de la bendita burocracia y bien sabemos que la burocracia no tira nada.

Hay que poner voluntad, buscar y comprometerse con el tema, lo más difícil ¿no?
Graciela Palma (ciudadana sin identidad) DNI 16.496.527
palmagraciela@gmail.com

viernes, enero 11, 2008

Gemelos separados al nacer, se casaron...

Gemelos separados al nacer se casaron sin saber que eran hermanos

Fueron adoptados por una familia diferente. La pareja no se enteró de su condición hasta después de consumado el matrimonio. La boda fue anulada

Dos gemelos británicos separados poco después de nacer se casaron sin saber que eran hermanos y su matrimonio acaba de ser anulado ante el Alto Tribunal de Londres. Ni los detalles de cómo llegaron a enamorarse los gemelos años después de su separación ni su identidad han sido revelados, según el vespertino londinense "Evening Stardard", que da hoy la noticia.
Cada uno de los gemelos fue adoptado por una familia diferente y sus padres adoptivos no les informaron de que tenían un hermano o hermana.
La pareja no se enteró de su condición hasta después de consumado el matrimonio. Lord (David) Alton, que descubrió el extraño caso, defendió ante la prensa "el derecho de los hijos a conocer la identidad de sus padres biológicos".
Alton predijo que habrá más casos como éste si, como pretende el Gobierno, se relajan las leyes sobre quién puede someterse a tratamiento de fecundación artificial y no se deja que los hijos tengan acceso a la verdad sobre sus padres biológicos. Según la nueva propuesta de ley, las clínicas de maternidad no podrán impedir a las mujeres solteras y a las parejas del mismo sexo someterse a ese tipo de tratamiento. Los lores deben votar el proyecto de ley el próximo martes, y algunos de ellos, entre ellos Ruth Deech, directora de la Autoridad para la Fecundación Humana, quieren que se reconozca como vital el papel de los padres. Otros lores, entre ellos Robert Winston, pionero europeo de los tratamientos de fecundación, señalan que exigir una cláusula relativa al papel del padre significa discriminar contra las mujeres profesionales.
Publicado el 11/01/08 en Diario Hoy, La Plata

jueves, enero 10, 2008

"La esperanza y la ilusión siempre valen la pena"


Clara Rojas… claridad…

Así se expresó la Sra. Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner al referirse a la liberación de las rehenes de las FARC y el nombre de una de ellas con el cual armó una metáfora y agregó “…la esperanza y la ilusión siempre valen la pena.”

Sra. Presidenta nuestra vida se desarrolla en una nebulosa y eso duele. Duele no saber cuándo ni dónde nacimos en verdad, lo que sucedió cuando llegamos a este mundo, nuestros antecedentes médicos, nuestra verdadera Identidad de Origen.

Somos los bebés del tráfico de niños que no seguimos el camino legal de la adopción, ahora somos adultos y queremos recuperar la Identidad sustraída, la claridad en nuestras vidas. ¿Utopía? “No será la primera vez que nos tachen de tener sueños que no se pueden cumplir…”

Sra. Presidenta tres millones de ciudadanos soñamos con recuperar nuestra verdadera identidad de origen y tenemos esperanza por sobre todas las cosas aunque el Secretario de DD.HH. de la Nación nos haya expresado que no se puede hacer nada, que nos acordamos tarde para buscar, que no hay archivos… diputados, senadores, funcionarios, sería interminable la lista de quienes no creen que la esperanza y la ilusión valgan la pena.


No creen que la Verdad es posible.

Graciela Palma (ciudadana sin identidad) DNI 16.496.527
palmagraciela@gmail.com

Carta al Sr. Intendente Macri


Escuché atentamente sus declaraciones sobre el estado calamitoso en que encontró a la administración de la Ciudad.

La Agrupación Quiénes Somos viene denunciando y reclamando organización y transparencia en el Registro Civil porteño, palabras claves teniendo en cuenta la importancia de la documentación que ese organismo maneja y la situación de los miles de vecinos víctimas del tráfico de niños, esos bebés, hoy adultos que buscamos nuestros verdaderos orígenes.

¿Qué control existe sobre cada caso que se presenta, saben cuántos expedientes hay?

¿De dónde se obtiene exactamente la información que se entrega, se da por escrito fundamentándola?

¿Hay personal suficiente para cubrir las demandas de búsquedas?

¿Qué bases adicionales consultan y con qué otros organismos intercambian información?

¿Qué registro queda de todo el movimiento que se realiza por este tema?

Dijo Ud. que ha verificado la existencia de 128 depósitos; nos cansamos de pedir a las anteriores gestiones que se realicen auditorias para determinar lo que hay en cada uno de ellos. ¿A dónde fueron a parar los archivos de las clínicas u hospitales que dejaron de funcionar? Reclamamos control, supervización, transparencia y seriedad, hablamos de nuestras vidas.

También es necesario que se reglamente cuanto antes la Ley 2202/06 de apertura de archivos de hospitales y clínicas en la Ciudad y un Programa que atienda nuestra problemática. Como bien dijo la viceintendente hay Programas de todo tipo, ahora para los ciudadanos sin identidad, nada.

Los vecinos necesitamos sentarnos a trabajar en conjunto, que se nos escuche seriamente y así cumplir con el art. 12 de la Constitución de la Ciudad que garantiza el derecho a la identidad para todos.
Graciela Palma (ciudadana sin identidad) DNI 16.496.527
palmagraciela@gmail.com

domingo, enero 06, 2008

Devoluciones



Devueltos al orfanato
Una de cada cinco adopciones desemboca en situaciones dramáticas - La voluntad no siempre puede evitar la ruptura
LOLA GALÁN 06/01/2008

Irina tiene apellidos españoles, pero sólo reflejan una legalidad burocrática. Detrás no hay un hogar ni una familia. La tuvo durante un tiempo, pero la cosa no funcionó. La suya es una de estas historias terribles de adopción truncada. Un tema del que no se habla nunca, sobre el que pesa una especie de tabú. En este caso, fue Irina la que rechazó a su familia adoptiva, pero está segura de no ser la culpable. Tenía sólo 11 años cuando llegó a España con su hermana, procedentes de un orfanato ruso. "Yo no sabía que me venía para siempre. Creía que podía volver a mi país, donde vive mi madre. Las autoridades le habían quitado nuestra custodia porque bebía mucho, pero la veíamos de vez en cuando". Sus primeras palabras en español fueron "quiero volver a Rusia". Y ahí empezó un calvario que terminó en un piso de acogida en España, rodeada de niños solos como ella.
"Un día descubrí un informe terrorífico. La niña había sido violada"
Los padres deben entender que su hijo no viene del avión, sino de un pasado
Irina creció en un centro de acogida tras rechazar a sus padres adoptivos
"No hay altruismo en la adopción, sino egoísmo elevado", asegura un experto
La historia de Irina (nombre ficticio) es una mancha en las estadísticas de adopción internacional en España, un fenómeno que ha desbordado todas las previsiones. En la última década, más de 35.000 niños del Este europeo, de China, de Nepal, de Etiopía, del Congo, de Colombia, México o Perú, han encontrado un nido en España. La mayoría de las veces, el refugio es caliente y confortable. Pero no siempre es así. Aunque el porcentaje de adopciones truncadas en España es todavía muy bajo -en torno al 1,5%-, Ana Berástegui, profesora de la Universidad de Comillas y una de las pocas expertas que han realizado un estudio empírico del tema, calcula que una de cada cinco familias con hijos adoptivos "vive situaciones muy problemáticas", al filo de la ruptura.
El dato lo obtuvo sumando los casos de familias que camuflan las tensiones enviando a los hijos internos a colegios, con los de aquellas que no han llegado a consumar la adopción propiamente dicha en los primeros cuatro años de convivencia, al no existir eso que los psicólogos llaman el "vínculo" entre padres e hijos. "La adopción internacional es un fenómeno reciente aquí. Cuando los niños lleguen a la adolescencia puede haber una crisis si estos vínculos no se han forjado", dice Berástegui.
"Los padres tienen la ilusión ingenua de que el amor todo lo puede, pero no es así. Los niños adoptados tienen una historia detrás, han vivido en la adversidad emocional, y eso les marca", explica Jesús Palacios, catedrático de Psicología Evolutiva de la Universidad de Sevilla y experto en adopciones. Cuando los problemas surgen hay que buscar ayuda de inmediato. De lo contrario, no habrá solución. Un paso en falso marca para siempre. Carme Vilaginés, psicoterapeuta y autora del libro L'altra cara de l'adopció [La otra cara de la adopción], se ha tropezado en su consulta con personas destrozadas a raíz de una ruptura. Por eso ha llegado a una conclusión: "Todo el que adopta debería entender que es tan necesario llevar al hijo adoptivo al psicólogo como al dentista".
Irina recuerda muchas visitas al psicólogo que no resolvieron sus problemas. "Mi madre adoptiva no dejaba de reprocharme que quisiera volver, después de lo que habían hecho por mí. Del dinero que habían gastado, la ropa que me habían comprado, los juguetes. Pero, ¡si no me dejaban jugar con ellos! ¡Estaba todo el día estudiando!".
Después de una breve etapa en un centro de acogida ruso, volvió a España. "A mi regreso, la asistente social me preguntó si quería volver con mis padres adoptivos o vivir en un piso de acogida con otros niños como yo. Dije que en el piso. En casa de mis padres no había encontrado cariño. No me dejaban ni estar con mi hermana".
Han pasado los años. Irina -larga melena rubia, piel luminosa- ha crecido en pisos de acogida en un país inicialmente extraño. Aun así, no se queja. Ha sacado su graduado escolar y ha encontrado un trabajo, asistiendo a ancianos impedidos. "Lo malo es que gano muy poco, sólo 600 euros". Poco dinero para hacer frente a los gastos de una vida en solitario, y, a veces, el mundo se le cae encima. "Mejor no pensarlo", dice en un español con acento latinoamericano. Mejor no pensar que todo hubiera podido encarrilarse si sus padres hubieran comprendido que era sólo una niña, incapaz de calibrar las consecuencias de sus deseos. "¿Por qué no me entendieron?", se pregunta. El tiempo no ha cerrado las heridas. Las relaciones con la familia adoptiva no pudieron restablecerse. "Y lo peor es que he perdido a mi hermana".
Lila Parrondo y Mónica Orozco, psicólogas del gabinete Adoptantis, que asesora a padres adoptivos con problemas, se han tropezado con casos así, marcados por desencuentros desgarradores. Ambas coinciden en que uno de los problemas más comunes es la obsesión de los padres en convertir a los niños llegados de China, o Rusia o Nepal, en hijos biológicos. "Ves cómo se lanzan a reservarle plaza al niño en la escuela, antes de que se lo entreguen", dice Orozco. "Y te das cuenta de que no se dan tiempo para conocerse. Se niegan a aceptar que ese niño les necesita a ellos, que viene con una experiencia de abandono, y que siempre será diferente a los hijos biológicos". La vida se encargará de recordárselo una y mil veces, cuando vaya al oculista y le pregunten qué historial de miopía hay en su familia, o cuando en la escuela un profesor poco avezado insista en repetir los tópicos que circulan sobre su país de origen.
El catedrático Jesús Palacios estima que, dentro de unos años, el porcentaje de adopciones fracasadas será aquí más elevado, más próximo al de otros países que nos han precedido en este camino. Porque la adopción, dice, "es una apuesta muy fuerte por una incertidumbre". Una apuesta que se puede perder.
Cuando Almudena P. (nombre ficticio) comprendió esta realidad era ya demasiado tarde. Su pareja la había dejado, y estaba a punto de perder a un puñado de amigos, escandalizados por su decisión de abandonar a su hija adoptiva en manos de las autoridades de menores. "Yo misma no me he perdonado del todo", dice. Ha llovido mucho desde entonces, pero todavía le cuesta hablar del tema. "Fue la peor experiencia de mi vida. Muchos amigos me señalaron con el dedo y las autoridades me acusaron de frivolidad, pero no era cierto. Quería mucho a la niña, intenté comprenderla, pero no pude ayudarla", dice controlando la emoción.
"Tenía 29 años. Estaba obsesionada con ser madre. Siempre tuve la idea de adoptar. Me decía: ¿Para qué traer un hijo al mundo si hay millones de niños abandonados en él?". Almudena hubiera preferido un bebé, pero el abogado que le llevó la adopción le propuso que adoptara a Natalia, una niña preciosa de seis años, internada en un orfanato del norte de Colombia. "En cuanto la vi me enamoré de ella. Era tan menudita, tan frágil, y tenía unos ojos tan negros". Las primeras semanas fueron perfectas. Natalia se encontró feliz en su nueva casa española con habitación propia y ropa nueva. "Al principio parecía una niña dócil, hasta que de repente empezó a sacar un carácter terrible. No aceptaba la menor autoridad, la menor orden. Le daban verdaderos ataques de ira, se tiraba al suelo con convulsiones, como si sufriera un ataque de epilepsia, pero no tenía nada, era pura furia".
Así empezó un calvario de cinco años. Almudena se queja de que nadie le hablara nunca de las espinas de la adopción, de que sólo le pintaran un panorama rosa. Miguel Góngora, presidente de la Federación de Asociaciones de ayuda a la adopción (ADECOP), asegura, sin embargo, que las ECAI (entidad de colaboración en las adopciones internacionales) se ocupan no sólo de los contactos y el papeleo en los países de origen de los niños, sino de dar cursillos a los padres y ponerles en antecedentes de los problemas que pueden presentárseles.
"No hay altruismo en la adopción, sino un egoísmo elevado", dice. Es un proceso agotadoramente largo, costoso económica y emocionalmente, en el que, a veces, las expectativas no se ven colmadas. Almudena P. rememora ahora, mientras bebe a sorbos un café, los peores momentos de aquella convivencia marcada por la tensión permanente. "Era como si la niña no tuviera sentimientos. No digo que me odiara, pero no soportaba que los amigos le dijeran '¡qué mamá tan guapa y tan joven tienes!'. Según los psicólogos, me veía como una rival". Al final, Almudena tiró la toalla. "Me siento culpable, y esa culpa me acompañará siempre", reconoce, consciente de sus errores.
"Un día, en plena crisis, cuando ya me planteaba entregar la tutela de Natalia, descubrí entre el montón de papeles de la adopción, que había firmado casi sin leer, un informe terrorífico. Decía que la niña era hija de una prostituta de 16 años, que había vivido en el burdel con la madre, que había sido violada. ¿Cómo iba a encajar con mi vida una criatura que en poco más de seis años había vivido mucho más que yo en 29 años?".
De cuando en cuando le llegan noticias de ella. Sabe que vive en un país de Latinoamérica, que, con 20 años cumplidos, sigue siendo preciosa, y que sigue llevando sus apellidos. Jurídicamente es su heredera, su hija. Lo será siempre. "Estoy regularizando la situación con mi actual pareja para evitar que en caso de accidente pueda heredar todo lo que tengo. Sé que utilizaría mal el dinero", dice.
Irina no espera herencias, pero cree que la adopción es una cosa buena. "Siempre que los padres entiendan que su hijo adoptivo nació de otra persona, que no vino al mundo en el avión, ni en Barajas. Que es un ser humano que ha tenido otra vida, que tiene un pasado". Y quizá no quiera olvidarlo del todo.
Publicado por diario El País - España

jueves, enero 03, 2008

El Bebé de Santiago del Estero


En Santiago del Estero se evitó la venta de un bebé por parte de una maestra rural y su hija que habían inducido a una joven madre a desprenderse de él y entregarlo a una pareja de Bs.As. Quiero decir que el tráfico de niños no se circunscribe únicamente a esa provincia, opera en todo el país inclusive en la Ciudad de Bs.As.

Me alivió mucho saber que la suerte de ese bebé no será la nuestra; no estará como adulto mendigando ayuda al Estado para que se le reconozca un derecho humano, no deberá soportar malos tratos, difamaciones ni discriminación por parte de omnipotentes funcionarios. Él ahora está protegido dentro del marco legal como debimos haber estado los más de tres millones de ciudadanos argentinos que hoy somos ciudadanos sin identidad.

Esta noticia provocará muchas reacciones y opiniones mi deseo es que provoque en el Estado una reflexión: que debe restituirnos nuestra verdadera identidad de origen y no poner mas obstáculos, no cerrarnos mas las puertas

¿No les basta con todo lo que hemos estado pasando al vivir en una nebulosa? Que nadie nos cuente sobre nuestro nacimiento, muchos sin haber visto fotos nuestras de bebé, no saber cuándo ni dónde nacimos realmente…

Un poco de compasión no vendría mal señores.
Graciela Palma (ciudadana sin identidad) DNI 16.496.527
palmagraciela@gmail.com

miércoles, enero 02, 2008

Política vs DD.HH. y en el medio los niños


Leí y escuché al presidente Uribe de Colombia sobre la hipótesis del paradero real del niño Emmanuel la cual no considero fantasiosa, no sería el primer caso en el mundo. Acá se juegan muchos intereses, poderosísimos por lo que espero no se alteren las muestras de ADN para que den un determinado resultado.

Este hecho me movilizó, como muchos saben busco mi verdadera Identidad de Origen, soy un bebé del tráfico de niños, hoy adulta y en este camino me encontré con muchas trabas que ponen quienes justamente dicen defender los DD.HH.

Por ejemplo, ¿Todos los desaparecidos eran hijos biológicos? ¿Por qué el EAAF (Equipo Arg. de Antropología Forense) se niega a considerar a todos los que buscamos nuestra Identidad como posibles familiares de quienes aún no se han podido identificar? ¿Por qué no se consideran las búsquedas de las personas que fueron entregadas por los mismos médicos y parteras que actuaron durante la dictadura, intercambiando por ejemplo información? ¿Por qué se molestan tanto los funcionarios cuando la Agrupación Quiénes Somos les exige transparencia y fundamentación escrita de todos los datos que les dan a las personas? ¿Por qué cierran las causas excusándose en que nuestra madre no nos quiere ver o falleció? ¿Y la información que necesitamos?

Les recuerdo que si tuviéramos un expediente de adopción allí figurarían muchos datos: fecha y lugar de nacimiento, nombre y apellido de la madre y/o padre, los motivos por los cuales fuimos dados en adopción, desde entrega voluntaria hasta intervención judicial por delitos, etc. Por lo tanto, el Estado debería ser un poco compasivo y continuar la búsqueda hasta dar con la información y armar ese expediente para nosotros que no tenemos por no haber seguido el marco legal. Sabemos que muchos de nosotros podemos ser hijos no deseados, producto de relaciones furtivas, violaciones, o nó, como sea deben terminarse las manipulaciones con nuestras vidas, no pedimos llegar a este mundo pero no nos asiste el rencor ni la venganza: solo queremos saber nuestra verdad.
Graciela Palma (ciudadana sin identidad) DNI 16.496.527
palmagraciela@gmail.com