jueves, julio 29, 2010

Carta a la Sra. Presidenta de alguien que no sabe quién es.

Sra. Presidenta
Sus palabras son ciertas "...no se puede vivir toda la vida sin saber quién es uno". Si lo sabré yo! Nadie me ha dicho mi verdadera fecha de nacimiento. En el Registro Provincial de las Personas una funcionaria me dijo que mi documentación no corresponde al año en que supuestamente nací. Un Juez me comentó que tenía una teoría sobre la "suplantación de identidad" es decir al nacer me pusieron en el lugar de alguien fallecido que no tenía partida de defunción. Mi documentación dice que nací en Capital Federal pero me dijeron que en realidad habría nacido en La Plata. Estudié ruso en mi juventud y hace unos años me cuentan que mi madre sería polaca o rusa. Sra. Presidenta, no tiene idea lo que es vivir en una nebulosa y no se puede depender de distintas versiones sin saber los verdaderos orígenes, es una tortura. Como si fuera poco hay sospechas de que tengo una hermana melliza pero que pudo haber sido anotada en su año verdadero, no como yo. Soy uno de los bebés del tráfico de niños, apropiaciones realizadas por quienes en vez de recurrir a los trámites de adopción aceptaron ofrecimientos ilegales. No hablo de casos de lesa humanidad sino de un delito común: supresión de estado civil e identidad (arts. 138, 139 y 139 bis Cód.Penal) que la sociedad incorporó como algo "bien visto" porque se "salva" a un niño. Pero nadie pensó en esos bebés que hoy somos más de 3 millones de adultos buscando nuestra Verdad. La invito a recorrer internet, no le alcanzará el tiempo para leer tántas historias y percibir la angustia que cada una de ellas transmite. Convocó a todo "aquel que haya tenido un familiar desaparecido" para que haga la denuncia y el ADN. Algunos de nosotros podemos ser familiares de desaparecidos ¿por qué no? Algunos desaparecidos eran adoptados por lo tanto si no nos incluyen a todos no se podrán identificar todos los restos ni recuperar a todos los nietos. La Vida no es matemática, no es una ciencia exacta ¿por qué nos cierran las puertas? ¿Acaso nosotros sí podemos vivir sin saber quiénes somos? Siempre tengo presente a Eva Perón y la cito como pionera en la búsqueda de la Verdadera Identidad de Origen, su trabajo por una niñez sin diferencias fue clarísimo. Sra. Presidenta, mírenos, acá estamos y necesitamos que reconozcan nuestra existencia para que se haga valer nuestro Derecho. No se trata de competir con nadie, con el dolor no se compite, se trata de ser justos y humanos.
Graciela Palma (ciudadana sin identidad) DNI (con datos falsos) 16.496.527

domingo, julio 25, 2010

Si Evita viviera no mendigaríamos por nuestro Derecho

Hasta el año 1947 existían tres tipos de hijos: los legítimos: nacidos de un matrimonio; naturales: hijos de una pareja en condiciones de casarse con derecho a ser reconocidos por el padre y reclamar herencia (1/4 parte a diferencia de los legítimos) y los adulterinos e incestuosos: que no tenían derecho a saber la identidad de madre y/o padre, podían ser reconocidos solo si era voluntad del padre y no tenían derecho a heredar. Las partidas de nacimiento llevaban una especie de sello o cartel que destacaba la "categoría" de ese niño/a. En esa época no llevar el apellido paterno iba en contra a las normas sociales y de pertenencia en la comunidad. El primer gobierno de Perón tomó medidas impulsadas por Evita planteando una política de sensibilidad hacia la infancia y en 1954 el gobierno presentó un Proyecto de Ley que planteaba la igualdad de los hijos legítimos y los ilegítimos. La oposición fue muy grande pero se logró un proyecto más moderado logrando que no se "etiquetara" a los niños/as en sus partidas de nacimiento, que tuvieran derecho a conocer sus orígenes y obtener el reconocimiento paterno y llevar su apellido. El Peronismo fue coherente con sus ideas porque si levantaba las banderas de la igualdad y la justicia social no podía existir una niñez discriminada y excluída. Eva fue pionera en la lucha por la Verdadera Identidad de Origen y si hoy viviera no permitiría que a los más de 3 millones de ciudadanos sin identidad que no fuimos adoptados sino anotados como hijos propios (apropiados) se nos ignorara como sucede al día de hoy. Cientos de historias recorren internet, nos volcamos en las redes sociales desesperadamente, exponiéndonos con nuestras búsquedas, con el dolor de la incertidumbre de no saber cuándo ni dónde nacimos en verdad. Eva Perón no lo hubiera permitido, nos hubiera cuidado, protegido porque las búsquedas pueden realizarse en un marco de confidencialidad y respeto. Pero quienes usan su imagen y dicen levantar su bandera nos obligan a mendigar por un Derecho Legítimo. ¿Se hubieran animado decirle a Evita "este tema que no le gusta a nadie" como nos han respondido a nosotros? ¿O decirle que si el Estado llegara a tomar medidas para ayudarnos fomentaría abortos masivos y el infanticidio? Hipócritas! A 58 años años del fallecimiento de la Señora Eva Perón quiero homenajearla expresando que a pesar de haber nacido yo después de su muerte, su espíritu de lucha, su sensibilidad y respeto hacia la niñez me alientan a seguir en este reclamo para que el Derecho a conocer la Verdadera Identidad de Origen sea para Todos.

Graciela Palma (ciudadana sin identidad) DNI (con datos falsos) 16.496.527

domingo, julio 11, 2010

¿Que adopten los monos?

He leído una entrevista al Sr. Pepe Cibrián Campoy cuyo título me chocó bastante "Que adopten los monos". No se puede ser tan terminante en este tema y expresar que impedir que los homosexuales adopten significa la muerte de los niños. En 1° lugar: la Adopción es un Derecho del Niño, no de los adultos. Un niño que puede expresarse es consultado por el juez, vale su palabra y deseo. La adopción no es un derecho de los adultos por la simple razón que todo niño tiene derecho a permanecer con su familia biológica. Cuando se comprueba que esto no es posible recién entonces podrá ser adoptado. Se habla del tema con mucha liviandad y siempre desde los intereses de los adultos. Si es por lo que plantea el Sr. Cibrián entonces se justificarían las apropiaciones (adopciones ilegales) porque qué importa sustraerle la verdadera identidad al niño, cambiarle todos sus datos, anotarlo como hijo propio, total, en nombre del amor vale todo. Puedo asegurarle que se sufre mucho y lo invito a recorrer internet y ver la cantidad de personas adultas buscando su verdadera identidad de origen, algunos con mensajes angustiantes. Mire Ud. el caso del travesti, en Córdoba, donde el juez le otorgó la tenencia de unos hermanitos que eran maltratados. El juez escuchó a los niños. ¿Sabe Ud. que en nombre del amor se separan a niños de sus padres por el hecho de ser pobres? Se los considera en "situación de riesgo". En vez de crear las condiciones adecuadas para mantener unida a esa familia se opta por la solución más fácil siempre en nombre del amor. En estos tiempos de debates me llamó la atención un video de UNICEF sobre los Derechos del Niño que cuando se refiere al Derecho a tener una Familia muestra la imagen de un hombre y una mujer con el niño. Lo mismo observé en otros videos sobre los Derechos del Hombre. No aparecen gays, ni mujeres solas ni hombres solos. Los mismos videos hablan sobre la discriminación. ¿Contradicción? Creo que debemos bajar un cambio, esto ya pasó a ser un enfrentamiento entre adultos con tintes político partidarios. Sr. Cibrián, su declamación en el Senado al grito de "Marica" demostró su calidad artística (la cual jamás dudé) pero para hablar de la adopción se requiere otra preparación. Y no me hubiese gustado que un mono me adoptara.
Graciela Palma (ciudadana sin identidad) DNI (con datos falsos) 16.496.527
palmagraciela@gmail.com

jueves, julio 08, 2010

¿Padres modernos?

El Mundial trajo una sorpresa extra: la paternidad de Ronaldo. No se conocen los detalles porque manifestó que prefiere mantenerlos en secreto por el bien del niño. Ahora, ¿mantendrá el secreto cuando el niño crezca y pregunte por su origen? Además esto deja un gusto amargo al sentir que lo que más importa es la necesidad de tener un hijo de la propia sangre. ¿Por qué no adoptar? Hay tantos niños necesitados de amor, de una familia. Y esta nueva moda de tener hijos incluye la elección de determinadas características: color de ojos, cabello y hasta en algunos casos ya se habla de elección del sexo. Una versión dice que pagó muchísimo dinero para que la madre no se acerque jamás quedando Ronaldo con la patria potestad completa. ¡Qué decisión que se toma en nombre del niño! Estamos viviendo una época donde prima el egoísmo de los adultos y no se tienen en cuentan los derechos de los niños, su bienestar superior. Se decide por él pero pensando en intereses y conveniencias personales del adulto. Recordemos que la adopción garantiza el derecho a la identidad del niño determinando que los padres adoptivos no le ocultarán al niño su condición de tal y que éste, en su mayoría de edad, podrá consultar el expediente correspondiente a fin de conocer su verdadero origen. Es decir, estas nuevas modalidades de ser padres o madres no consideran al niño como un sujeto de derecho y mucho menos se tienen en cuenta sus sentimientos. Ya se decidió por él. A veces pienso qué autoridad tenemos para debatir sobre los derechos humanos, sobre la igualdad o la discriminación. Hace falta recuperar la espiritualidad. Somos seres humanos, tratémonos como tales.

Graciela Palma (ciudadana sin identidad) DNI 16.496.527

palmagraciela@gmail.com