lunes, julio 18, 2011

Carta Abierta a Marcela y Felipe

Quiero pedirles perdón como una manera de solidarizarme con Uds. Me alegra profundamente que esta tortura de 8 años por la que los obligaron a pasar llegue a su fin. Si quieren o no saber su verdadero origen es una decisión personalísima de Uds., el Derecho a la Identidad no puede imponerse. Escucho ahora excusas y declaraciones ridículas de quienes los persiguieron que no tienen la grandeza de reconocer que se equivocaron y que provocaron reacciones violentas y ofensivas por parte de muchos hacia Uds. y su madre. Que en realidad todo formaba parte de una persecusión política contra su madre.Cuántas barbaridades se dijeron en nombre de los DD.HH.. Pensar que por nosotros, los bebés víctimas del tráfico de niños, que no fuimos adoptados sino anotados como hijos propios no nos reconocen ningún derecho. También nos ofendieron y menospreciaron al compararnos con "autos robados". No es mi caso pero hay jóvenes nacidos durante la època de la Dictadura a los que despacharon ràpidamente con un "vos no tenés nada que ver", no pusieron ningún interés o preocupación.Se los prejuzgó y nadie pensó en el dolor y el daño que todo eso les producía a Uds. Marcela, Felipe: les envío un fuerte abrazo y mi deseo de que de ahora en más encuentren la paz. "Hace 34 años nuestra madre nos eligió como hijos y nosotros todos los días la elegimos como mamá". Esto es lo único que importa.
Graciela Palma (ciudadana sin identidad) DNI (con datos falsos) 16.496.527
palmagraciela@gmail.com