viernes, septiembre 20, 2013

Banco Nac. de Datos Genéticos: otra puerta que se nos cierra

Paricipé del Debate Público sobre el traslado del Banco Nacional de Datos Genéticos realizado en el Senado de la Nación y convocado por la senadora Morandini. En realidad fue una exposición de las partes damnificadas ya que nadie que defiende la Ley 26.548 (sancionada y reglamentada) estuvo presente. El Derecho a la Identidad es Universal, no es propiedad de unos pocos. Más de 3 millones de ciudadanos que buscamos nuestra Verdadera Identidad de Origen, víctimas del tráfico de bebés, que no fuimos adoptados sino anotados como hijos propios, quedamos afuera. Nos excluyen, expulsan y obligan a que tengamos que recurrir a Laboratorios privados cuyos aranceles son elevadísimos. Además, al vaciar el Hospital Durand llevándose todo el equipamiento correspondiente y solo las muestras correspondientes a los casos de lesa humanidad, quienes ya se hicieron los análisis los perderán ya que no podrán ser conservados adecuadamente. Estamos próximos al 22 de octubre, Día Nacional de la Identidad y me pregunto ¿de TODOS? El art.18 de la Convención sobre los Derechos del Niño (cláusula argentina) le impone al Estado el deber de preservar la identidad del niño, es decir, tiene la obligación de anticipar que el niño no pierda su identidad, un deber de anticipación. En caso de que esta identidad o algunos de sus elementos, básicamente el nombre y el apellido, la nacionalidad y las relaciones familiares haya sido vulnerado el Estado tiene la obligación clara de reparar y prestar todos los medios a su alcance para restablecer esta identidad o sus elementos (las relaciones étnicas y culturales deben ser tenidas en cuenta como elementos). Esto no se cumple lo que resulta una violación a los DDHH y discriminación por haber nacido en un año "equivocado". Los silencios que ocultan la verdad nos esclavizan como personas. No puede haber plena libertad si alguien no conoce su identidad puesto que el saberse uno mismo es el pre requisito para la toma libre de decisiones. Aunque nos sigan cerrando puertas no vamos a bajar los brazos. Se trata de nuestras vidas que ya fueron manipuladas cuando nacimos. Esperamos que alguien demuestre voluntad política para cambiar las cosas, en 11 años de reclamos no ha sucedido. Los DDHH son para TODOS.

Graciela Palma (ciudadana sin identidad) DNI (con datos falsos) 16.496.527
palmagraciela@gmail.com