domingo, agosto 23, 2015

Un pueblo con ciudadanos que no son.



La Presidenta de la Nación, Dra. Cristina Fernández de Kirchner, reinauguró dieciocho salas del Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA). En su discurso remarcó la importancia además de estar restituyendo el patrimonio cultural a otros países en un mundo que se ha caracterizado por parte de las grandes potencias, de arrebatar el patrimonio cultural de los pueblos.
Sra. Presidenta, según la UNESCO, el patrimonio cultural de un pueblo "comprende las obras de sus artistas, arquitectos, músicos, escritores y sabios, el conjunto de valores que dan sentido a la vida, es decir, las obras materiales y no materiales que expresan la creatividad de ese pueblo, la lengua, los ritos, las creencias, los lugares y monumentos históricos, la literatura, las obras de arte y los archivos y bibliotecas".
Al hablar de pueblos nos referimos a grupos humanos, a personas que han recibido de sus ancestros información. Hoy sabemos que la información se recibe además, genéticamente, que nacemos con un archivo genético de 4 generaciones.
Cerca de 3 millones de personas (según ONGs) tenemos sustitución de identidad, al nacer nos entregaron fuera del marco de la adopción y nos anotaron como hijos propios. Nuestra partida de nacimiento tiene todos sus datos falsos.
Además de no saber el nombre de nuestros padres biológicos, ni la fecha real de nacimiento ni el lugar, desconocemos nuestros antecedentes médicos, étnicos y culturales.
Se trata de una costumbre social de muchos años que consideraba que se salvaba a un niño de ser institucionalizado sin tomar en cuenta los daños físicos y psicológicos que provocaba.
Pero ¿cómo se puede valorar la identidad de un pueblo, su patrimonio cultural si antes no se respeta y valora la identidad personal de cada miembro?
La ley garantiza a los adoptados conocer su origen biológico accediendo a su expediente, nosotros no fuimos adoptados, no tenemos expediente. Pero somos personas, tenemos Derechos.
Sra. Presidenta, siempre destacó el valor de los DDHH, el trabajo realizado por el gobierno pero un gran número de personas quedamos afuera. El Derecho a la Identidad es uno de los más básicos de los derechos que tenemos los seres humanos.
En nuestros casos fue vulnerado cuando nacimos y la Constitución Nacional y los Pactos Internacionales determinan que el Estado tiene la obligación de ocuparse para que ningún ciudadano tenga su identidad vulnerada sin que las causas o el año de nacimiento sean motivo de exclusión.
Cuatro proyectos de ley en el Congreso Nacional perderán estado parlamentario en diciembre, inexplicablemente el bloque del FPV se niega a incluirlos en agenda.
En materia de DDHH no se ha hecho todo, nosotros formamos parte de esa grave omisión.
Ud es nuestra Presidenta y está a tiempo de remediar esta situación e iniciar un importante cambio por la Universalidad del Derecho a la Identidad.

Graciela Palma Arizaga (Ciudadana sin Identidad)
DNI (con datos falsos) 16.496.527
palmagraciela@gmail.com