domingo, diciembre 20, 2015

Ni la Dra. Gils Carbó ni la Sra. Carlotto lo entendieron. Los DDHH son para Todos

La Dra. Alejandra Gils Carbó creó la Dirección Gral. de DDHH que se articulará, entre otros, con la unidad especializada en apropiación de niñas y niños durante el terrorismo de Estado.
Quienes estamos en esa situación, es decir no adoptados sino anotados como hijos propios pero que nacimos fuera del período de la Dictadura quedamos fuera de cualquier consideración.
Ya en el 2003, cuando era fiscal general adjunta de la Procuración Gral. de la Nación presidió la Comisión por el Derecho a la Identidad Biológica.
Se presentaron algunos casos testigos, entre ellos el mío a fin de considerar si éramos o no beneficiarios de ese Derecho.
Derecho reconocido en la Constitución Nacional para Todos, sin diferenciar ni excluir a nadie.
En el informe de dicha Comisión expresó que nuestras búsquedas se inmiscuyen "en la privacidad de los particulares"que tienen derecho a no ser "molestados".
Expresó las serias implicancias respecto a la donación de semen, óvulos y embriones y la búsqueda de la identidad y hoy vemos en el nuevo Código Civil cómo se reconoce el derecho a conocer el origen biológico a las personas gestadas bajo ese método de fertilización asistida. Con esto quiero decir que lo que ella consideraba peligroso no lo ha sido.
También expresó que nuestros casos atentan contra la estabilidad de la familia al ser muchos de nosotros producto de relaciones extramatrimoniales o infidelidades. Además de alentar el delito de aborto y el filicidio para evitar ulteriores "persecusiones".
Es decir, nuestro Derecho vulnerado nos convierte en persecutores y destructores del orden familiar.
¿Tan peligrosos somos? ¿Cómo, no es de suma importancia conocer la verdadera identidad, los antecedentes médicos, étnicos y culturales como lo pregonan CoNaDi y Abuelas en sus spots? ¿Las personas nacidas fuera de la dictadura no somos dignas del Derecho a la Identidad?
¿Dónde especifica la Constitución Nacional que el Derecho a la Identidad es solo para los casos de lesa humanidad?
Sumo las palabras de la Sra. de Carlotto al referirse a su defensa a la Dra. Gils Carbó y a su encuentro con el Ministro de Justicia y DDHH Germán Garavano"Cuando se quiere matar la democracia se quiere borrar al encuentro de quienes tienen el derecho a saber quiénes son, de dónde vienen y recuperar su identidad." Pero a nosotros ella nos consideró "abandónicos" y personas muy grandes ya para buscar.
Los DDHH son para Todos los seres humanos, se haya nacido en cautiverio, fruto de una violación, producto del abandono o simplemente se trate de un ciudadano que busca su Verdad.
Quienes estamos en la situación de no conocer ni nuestra verdadera fecha de nacimiento, ni el lugar, que no tenemos un expediente para consultar como sí tienen los adoptados reclamamos que se cumpla igualitariamente con la Constitución Nacional. Siempre de manera confidencial y con respeto para las partes involucradas siendo el Estado mediador.
No todos llegaremos a conocer nuestra Verdad, es cierto, pero nadie puede quitarnos un Derecho que también es nuestro.
No queremos accionar judicialmente contra nadie, no queremos cambiarnos el apellido ni tienen que restituirnos.
Se trata de respeto y dignidad que como personas tenemos. Somos personas que nacimos y que por una práctica social de muchos años tenemos la primera página de nuestra vida en blanco.
El Estado ya cuenta con las herramientas necesarias, es decir, nuestro reclamo no implica gastos excesivos: ampliación de la CoNaDi y del BNDG.
Pedimos al Sr. Presidente Macri como también al Ministro Garavano por la Universalidad del Derecho a la Identidad y por los DDHH para Todos.
Un cambio necesario por la Verdad para Todos los ciudadanos.

Graciela Palma Arizaga (Ciudadana sin identidad)
DNI (con datos falsos) 16.496.527
palmagraciela@gmail.com




domingo, diciembre 13, 2015

Carta al Sr. Presidente de la Nación Ing. Mauricio Macri

Me llamo Graciela Palma Arizaga; tengo entre 52 y 54 años, porteña o bonaerense, realmente no lo sé. Mi partida de nacimiento tiene datos inventados. Tengo DNI en su formato más moderno pero lo que dice no es cierto. Tampoco puedo presentarme ante los médicos con la verdad ni responder sobre mis antecedentes.
Estudié ruso y supe muchos años después que mis orígenes serían en parte eslavos. Hice muchas cosas sin entender por qué las hacía o por qué me apasionaban y otras no pude, como por ejemplo, dibujar en la escuela mi árbol genealógico. Mirarme el ombligo me remitió siempre a un vacío, sin respuestas. Inclusive en cosas banales como leer el horóscopo por ignorar mi fecha de nacimiento real.
Creí que era adoptada pero descubrir la ilegalidad, la mentira, fue doloroso.
Cuando tomé conciencia de mi situación descubrí a muchísimas personas con las mismas incógnitas.
El Derecho a la Identidad es un DDHH, legítimo, constitucional que tenemos cada uno de los ciudadanos: el Derecho a conocer la verdad personal.
Vivimos una década donde no existimos para el Estado, donde al dolor personal sumamos el de sentirnos culpables porque nuestro año de nacimiento se transformó en una traba. Nuestras búsquedas no significan judicializar, no nos tienen que cambiar el apellido ni restituirnos.
Se hicieron las cosas mal, hoy lo sabemos, sin tener en cuenta las consecuencias, sin pensar en nosotros. Somos producto de una práctica social de muchos años que llevará tiempo cambiar pero no dudo que de a poco se revertirá.
En pleno siglo XXI la mirada es otra y se trata de recuperar valores como el respeto y la dignidad. Hoy sentimos que es posible reiniciar el camino con honestidad, el valor de la palabra, con la Verdad.
Pero necesitamos que primero la verdad sea parte de nuestra vida.
El Estado puede cumplir con su deber, ya tiene las herramientas necesarias: ampliación (y ordenamiento) de la CoNaDi y del BNDG.
Se puede trabajar en políticas públicas para que nadie más se sienta excluído porque los DDHH no son un negocio ni privilegio de algunos.
Sr. Presidente, creo en la Universalidad de los DDHH, creo en sus palabras: honestidad, transparencia, diálogo, unión, verdad porque no son utopías, así debería haber sido siempre.
Le pido que el Derecho a la Identidad en su completa dimensión forme parte de su agenda.
Trabajar por la Verdad, en la Verdad y desde la Verdad es posible, sin peleas, sin agresiones. La Verdad, sana.

Graciela Palma Arizaga (Ciudadana sin identidad)
DNI (con datos falsos) 16.496.527
palmagraciela@gmail.com