miércoles, enero 16, 2008

La identidad de La Gioconda


“No se puede; no hay archivos; se acordaron tarde para buscar; Uds. ya son demasiado grandes ¿qué hicieron hasta ahora?” ¡Lo que podíamos!

Los ciudadanos que buscamos nuestra verdadera identidad de origen, las víctimas del tráfico de niños no encontramos un solo lugar del Estado en todo el país que atienda de manera completa y como corresponde las búsquedas de origen y así cumplir con un derecho constitucional y por sobre todo humano.

La provincia de Bs.As. estaba digitalizando 40 millones de actas de todos los bonaerenses desde el año 1880 y no podemos ser tan ingenuos y pensar que es una excepción, pero ante los reclamos, altos funcionarios y especialistas en DD.HH. responden rápidamente: no hay archivos, no hay datos, no se puede hacer nada condenándonos a vivir en la nebulosa de no saber nuestra fecha real de nacimiento, el lugar y los antecedentes médicos.

Ayer leo que finalmente se supo la identidad de La Gioconda a través de datos del año 1530. Claro, ese misterioso encanto de la incógnita sumada a su peculiar sonrisa se perdió aunque jamás dejará de ser una maravillosa obra de arte.

La cuestión es que los datos aparecieron, ya sé, es Europa pero la Argentina es poseedora de la bendita burocracia y bien sabemos que la burocracia no tira nada.

Hay que poner voluntad, buscar y comprometerse con el tema, lo más difícil ¿no?
Graciela Palma (ciudadana sin identidad) DNI 16.496.527
palmagraciela@gmail.com