miércoles, enero 02, 2008

Política vs DD.HH. y en el medio los niños


Leí y escuché al presidente Uribe de Colombia sobre la hipótesis del paradero real del niño Emmanuel la cual no considero fantasiosa, no sería el primer caso en el mundo. Acá se juegan muchos intereses, poderosísimos por lo que espero no se alteren las muestras de ADN para que den un determinado resultado.

Este hecho me movilizó, como muchos saben busco mi verdadera Identidad de Origen, soy un bebé del tráfico de niños, hoy adulta y en este camino me encontré con muchas trabas que ponen quienes justamente dicen defender los DD.HH.

Por ejemplo, ¿Todos los desaparecidos eran hijos biológicos? ¿Por qué el EAAF (Equipo Arg. de Antropología Forense) se niega a considerar a todos los que buscamos nuestra Identidad como posibles familiares de quienes aún no se han podido identificar? ¿Por qué no se consideran las búsquedas de las personas que fueron entregadas por los mismos médicos y parteras que actuaron durante la dictadura, intercambiando por ejemplo información? ¿Por qué se molestan tanto los funcionarios cuando la Agrupación Quiénes Somos les exige transparencia y fundamentación escrita de todos los datos que les dan a las personas? ¿Por qué cierran las causas excusándose en que nuestra madre no nos quiere ver o falleció? ¿Y la información que necesitamos?

Les recuerdo que si tuviéramos un expediente de adopción allí figurarían muchos datos: fecha y lugar de nacimiento, nombre y apellido de la madre y/o padre, los motivos por los cuales fuimos dados en adopción, desde entrega voluntaria hasta intervención judicial por delitos, etc. Por lo tanto, el Estado debería ser un poco compasivo y continuar la búsqueda hasta dar con la información y armar ese expediente para nosotros que no tenemos por no haber seguido el marco legal. Sabemos que muchos de nosotros podemos ser hijos no deseados, producto de relaciones furtivas, violaciones, o nó, como sea deben terminarse las manipulaciones con nuestras vidas, no pedimos llegar a este mundo pero no nos asiste el rencor ni la venganza: solo queremos saber nuestra verdad.
Graciela Palma (ciudadana sin identidad) DNI 16.496.527
palmagraciela@gmail.com