lunes, febrero 25, 2008

Identidad. También es Mi Derecho

“Tienen una manera muy prepotente y agresiva…”; “empezaron ahora, a los 40 o 50 años ¿Qué hicieron antes?” (Revista La Pulseada Nº28, Marzo/05)
La Sra. de Carlotto así se refirió a la Agrupación Quiénes Somos y a las víctimas del tráfico de niños, los bebés hoy adultos, que buscamos nuestro verdadero origen. Y bien sabe ella que este tema, la identidad, fue surgiendo gracias a su lucha y que muchos estuvimos buscando siempre, muy solos.
Cuando leo los relatos de Juan Cabandié o de María Eugenia Sampallo no encuentro diferencia con el mío, también debía ser agradecida, me salvaron de…, porque muchos de los que no pasamos por el proceso legal de la adopción sino por el tráfico vivimos las mismas experiencias dolorosas.
La Sra. de Carlotto expresó que le dolía que a María Eugenia no le dijeran cómo llegar a la verdad, a mí me duele en carne propia que el Estado que me desprotegió al nacer y los organismos de DD.HH. me cierren las puertas en la cara, traben cada paso que doy o me señalen con el dedo acusador porque les molesta mi persistencia en querer hacer valer un Derecho Humano que me corresponde, porque no me doy por vencida, porque escribo estas cartas y me llaman patotera, agresiva y más.
Somos 3 millones de argentinos víctimas del tráfico de niños que no sabemos cuándo ni dónde nacimos, sin antecedentes médicos, que solo queremos saber nuestros orígenes los que conoceríamos si tuviéramos una adopción a través del expediente correspondiente. Espero que al menos el Estado reaccione, nos respete y cumpla con su deber: restituir la verdadera identidad de origen a todos los ciudadanos sin diferencias.
Graciela Palma (ciudadana sin identidad) DNI 16.496.527