lunes, junio 09, 2008

La Batalla contra las nuevas formas de esclavitud


Estados Unidos y la Argentina están trabajando en conjunto contra la trata de personas, un horrendo delito en el que los delincuentes comercian con el sufrimiento humano.
Por: Earl Anthony Wayne Fuente: EMBAJADOR DE ESTADOS UNIDOS EN ARGENTINA
Miles de hombres, mujeres y niños alrededor del mundo viven esclavizados en talleres clandestinos y granjas, son comprados y vendidos con fines de prostitución o sufren explotación en el servicio doméstico. Ellos son las víctimas de la trata de personas, un pernicioso delito en el que los delincuentes comercian y lucran con el sufrimiento humano. Con el propósito de crear una conciencia global e incrementar la información disponible para combatir mejor este problema, el Congreso de los Estados Unidos aprobó en 2000 la Ley de Protección para Víctimas de la Trata, que estipula que el Departamento de Estado debe presentar un informe anual sobre los esfuerzos que los gobiernos extranjeros realizan para luchar contra este delito. El octavo Informe Anual sobre Trata de Personas fue publicado el 4 de junio y representa el informe más amplio sobre los esfuerzos que se realizan a nivel mundial para combatir esta moderna forma de esclavitud. El informe comprende a 170 países y toma la información provista por ONG, medios de comunicación, organismos internacionales y oficinas gubernamentales. Como se menciona en dicho informe, ningún país, incluyendo a los Estados Unidos, es inmune a este cruel delito. De hecho, estimamos que se trasladan entre 14.500 y 17.500 víctimas de trata a los Estados Unidos cada año. Como resultado de ello, tenemos la responsabilidad de rescatar a estas víctimas, investigar estos delitos y tramitar causas judiciales contra los tratantes con el mayor rigor de la ley. Con el propósito de combatir esta moderna forma de esclavitud, existen 10 agencias federales trabajando en la campaña contra la Trata de Personas en los Estados Unidos, a las cuales también se suman muchas agencias de gobiernos locales. También cooperamos estrechamente con otros países en virtud de la creciente dimensión transnacional que ha adquirido el delito de trata. El informe del Departamento de Estado pone énfasis en esta dimensión y sugiere formas en que podemos fortalecer nuestra cooperación en esta área. El informe de este año menciona el progreso que ha realizado Argentina en la lucha mundial contra la trata de personas, incluyendo la reciente aprobación de legislación contra este delito, el desarrollo de un plan nacional contra la trata, el creciente número de causas judiciales resueltas exitosamente contra quienes cometen este delito, la puesta en marcha de una nueva línea directa para atención de las víctimas de la trata y las campañas de alto perfil diseñadas para lograr una concientización pública. Estamos comprometidos a continuar trabajando con el gobierno argentino y la sociedad civil hacia una efectiva implementación de la ley y del plan nacional para proteger a las víctimas de la explotación laboral y sexual --tanto de menores como de adultos-- y de concretar la difícil tarea de llevar ante la justicia a los autores de estos delitos. La única manera de poder ganar la batalla contra este delito es a través de la estrecha cooperación de todos los sectores de la sociedad. En los Estados Unidos, dependemos del papel vital que juegan la sociedad civil y los medios de comunicación independientes para fortalecer la lucha contra la trata de personas. En la Argentina, las ONG, los medios y la sociedad civil están prestando al problema la atención que demanda. Otros actores comprometidos, como Susana Trimarco, han trabajado de manera incansable para incorporar el tema de la trata de personas en la agenda pública. También se ha premiado por su excepcional trabajo al programa "Vidas Robadas" de Telefé, basado en los esfuerzos de Trimarco para encontrar a su hija Marita, una víctima más de este terrible flagelo. Natalia Oreiro ha trabajado con la Organización Internacional de Migraciones (OIM) y otras dependencias del Gobierno argentino para producir una canción y avisos televisivos que explican los peligros de la trata de personas y la manera en que las víctimas pueden obtener ayuda. Nos enorgullece contar con socios en todo el mundo, incluyendo a la Argentina, en la lucha contra este perjudicial delito. Desde 2001 el gobierno de los Estados Unidos ha comprometido más de 528 millones de dólares en asistencia financiera internacional para la lucha contra la trata de personas. En los últimos años hemos provisto cerca de 700.000 de dólares a la OIM para desarrollar campañas de concientización y programas de capacitación en Argentina y sus vecinos del Cono Sur. Hemos donado camas, computadoras y otros artículos para equipar el centro de asistencia a las víctimas dirigido por Susana Trimarco en la Fundación María de los Angeles. Con la finalidad de compartir las mejores prácticas en investigación y procesamiento de delitos de trata de personas, la Embajada de los Estados Unidos en Buenos Aires está invitando este mes a expertos del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas del Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos para que participen del Congreso Latinoamericano sobre Trata y Tráfico de Personas auspiciado por la Universidad de Buenos Aires y del Primer Congreso Internacional sobre Trata de Personas y Pornografía Infantil del Mercosur, organizado por el Ministerio de Justicia. Hemos mantenido un diálogo periódico y productivo con el ministro de Justicia, Aníbal Fernández, y otros funcionarios del ministerio sobre las mejores maneras de combatir este delito. También estamos trabajando con autoridades provinciales de Córdoba para fortalecer más sus esfuerzos para investigar y procesar los delitos de la trata. En tanto democracias dedicadas a la defensa de la dignidad, los Estados Unidos y la Argentina están trabajando juntos para luchar contra estos odiosos individuos que generan y obtienen ganancias con el sufrimiento humano. Pero ésta es una tarea extremadamente difícil. Por ello, seguiremos comprometidos a continuar el trabajo conjunto con todos los sectores de la sociedad argentina que se dediquen a rescatar víctimas, a devolverles su dignidad y a llevar a los tratantes ante la Justicia. Fuente: Clarín Foto: Infobae