sábado, julio 05, 2008

Para algunos diputados no significamos nada.


En un Encuentro sobre Protección de Testigos la diputada Donda dijo entender que la problemática de los derechos humanos en la Argentina tiene como futuro “no solo la lucha por los temas pendientes, como el de la desaparición de Julio López y las causas vigentes por los crímenes de la dictadura, sino también debemos involucrarnos seriamente con los nuevos casos que se vienen registrando, como por ejemplo los de trata de personas o cualquier delito de violencia institucional como los episodios de gatillo fácil”. ¿Los ciudadanos con sustracción de identidad, que no pasamos por el marco legal de la adopción, víctimas del tráfico de niños no tenemos DD.HH.? Por otro lado leo el proyecto del diputado Cabandié sobre la creación de un Archivo Histórico de Abuelas. Y siempre ha presentado proyectos referidos a gays y lesbianas porque parece que “hay temas de moda”. Estos dos jóvenes diputados que sintieron en carne propia la sustracción de identidad saben perfectamente lo que sentimos. Las causas fueron otras pero no por eso nos afectó de manera distinta y lamentablemente eso no ha hecho que al asumir semejantes cargos se ocuparan de nosotros. Los tres millones de ciudadanos sin identidad en todo el país no somos contenidos ni atendidos como corresponde. Somos una molestia. Tenía mi esperanza en estos jóvenes diputados que lograron recuperar su identidad cosa que para nosotros es mucho más difícil por carecer de datos. Pero no imposible por eso no bajaremos los brazos. Es triste pensar que justamente para ellos no significamos absolutamente nada.
Graciela Palma (ciudadana sin identidad) DNI 16.496.527
palmagraciela@gmail.com