martes, septiembre 16, 2008

Roberto busca su identidad, el Estado Provincial se desentiende.

Roberto es un hombre trabajador, sencillo, vive en Mar del Plata pero cree que nació el 12 de febrero de 1962 en José León Suárez. Se crió en Villa Devoto, Capital Federal. Es otro de los tres millones de ciudadanos que no siguieron el marco legal de la adopción y está reclamando que el Estado cumpla con el Derecho a la Identidad. Quiere saber cuál es su historia, lo que sucedió. Se ilusionó mucho cuando en provincia de Buenos Aires se creó en enero del 2007 el Programa Provincial Reencuentros para la restitución de la identidad, pero al asumir el Gobernador Scioli ese Programa dejó de funcionar hasta el día de hoy. Roberto hoy sabe que su madre biológica se llama Sara y estaría en La Plata. No sabe si viva o fallecida. Está lejos de La Plata, no puede viajar y los organismos provinciales, el Estado Provincial le han soltado la mano anteponiendo intereses que son incomprensibles: estamos hablando del Derecho a la Identidad. Cuando escucho a la Sra. Presidenta hablar de la política de DD.HH. del orgullo y ejemplo que Argentina da al mundo pienso en Roberto, pienso en mí y en los millones de ciudadanos que lo único que queremos es que se cumpla con el derecho a conocer nuestra propia historia. Que no se nos condene a vivir en una nebulosa, con un espacio en blanco en nuestras vidas. Queremos vivir en la Verdad y que se nos respete el derecho a la integridad física y psicológica. Roberto tiene un nombre: Sara y el Estado en vez de comprometerse y cumplir con su deber le responde que se arregle con eso.
Graciela Palma (ciudadana sin identidad) DNI 16.496.527
palmagraciela@gmail.com