miércoles, octubre 29, 2008

Identidad: ¿Para qué buscás?

La Cámara en lo Civil y Comercial de la localidad bonaerense de Junín resolvió darle la adopción definitiva de un niño, hoy de cuatro años de edad, a un matrimonio y le negó al pequeño la posibilidad de tener contacto con su madre biológica, para evitarle "perturbaciones" en su desarrollo. Los jueces Ricardo Castro Durán, Patricio Rosas y Juan José Guardiola rechazaron el planteo de la defensa de la madre biológica, que reclamaba “la preservación de los lazos de sangre sobre los que se funda su identidad personal". Para los jueces, "quedó absolutamente acreditada la imposibilidad de (la madre biológica) de asumir su rol maternal", probada por una "breve y dificultosa convivencia" entre ambos. Los jueces dejaron librado a la decisión del pequeño, a medida que crezca, su reencuentro con su madre de sangre: "Será él, de acuerdo a la evolución de sus facultades, quien decida, cuando pueda formarse una opinión de lo sucedido, si va a entablar y mantener vínculos con su mamá biológica". ¿Será así realmente? Porque quienes fueron adoptados legalmente y quieren contactarse o vincularse con sus orígenes biológicos son repelidos por el Estado. “La gente ya hizo su vida no tenés que estar molestándolos”, “te vas a comer un juicio” o “¿querés una herencia?” como si todos fuesen hijos de la alta burguesía. Y los millones de ciudadanos de todo el país que no seguimos el marco legal de la adopción, víctimas del tráfico de niños, con sustracción de identidad recibimos las mismas respuestas o peores. “Provocadores de abortos masivos” llegaron a sentenciar sobre nosotros los fiscales de la Procuración Gral. de la Nación. Porque el Estado continúa decidiendo sobre nuestras vidas como si fuera nuestro dueño en vez de respetar y hacer valer los derechos humanos para todos. El Estado discrimina, sectariza con la complicidad de muchos organismos de DD.HH., de reconocidos especialistas en la materia que hablan y defienden estos derechos cuando les es políticamente conveniente. Espero que ese niño que cuenta con la ventaja de tener una adopción, cuando tenga mi edad no tenga que estar escribiendo cartas como ésta.
Graciela Palma (ciudadana sin identidad) DNI 16.496.527
palmagraciela@gmail.com