lunes, noviembre 03, 2008

Adopción: siempre dentro de la ley.

Las declaraciones de una jueza que leí en la Gaceta de Tucumán me parecieron muy interesantes para compartir porque de esto no se habla: en el 15% de las adopciones se devuelve al niño porque algunas de las partes o ambas no se han adaptado. “Muchas veces es la familia la que no se adapta a la nueva relación y devuelve a los chicos durante la guarda con fines de adopción”, sostiene la doctora Ester Valderrábano de Casas, jueza de Familia y Sucesiones de la V Nominación. “A veces da la impresión de que se ha encontrado a la familia ideal, pero la relación termina fracasando; de allí que sea tan importante un buen acompañamiento desde lo psicológico”, señaló. “Hemos tenido el caso de dos hermanitos, de ocho y seis años, que recibieron malos tratos por parte de la familia que los llevó. Según denuncias de vecinos, ni siquiera les daban de comer y los tenían en total abandono. La desgracia fue doble para uno de los chiquitos, que ya había sido abusado en su familia de origen. Finalmente los llevó una familia de Buenos Aires, que tiene otros dos hijos grandes. Están maravillosos. Luego el matrimonio tuvo una bebé biológica y se llevan muy bien”, indicó la magistrada. “Otro caso es el de una chiquita, de dos o tres años, que se la llevó un matrimonio con fines de adopción. Ellos ya tenían dos hijos biológicos cuando la entregamos. Todo iba muy bien hasta que la familia tuvo otro bebé. En algún momento, el bebé se le cayó a la nena y eso enojó mucho a los padres. Después no podían tolerar la presencia de la chiquita y la terminaron devolviendo. Creo que ese matrimonio no estaba preparado para tener una hija adoptiva, por eso nunca la pudo asumir. Luego la entregamos rápidamente a la nena porque era encantadora”, contó la jueza. Alguien pensó que esto también sucede en quienes anotaron como propio a un niño ¿a dónde lo devolverán? No pueden ¿y entonces? Es por eso tan necesario que el Estado eduque y difunda para que las parejas no accedan a ofrecimientos ilegales e incurrir en el delito de supresión de estado civil y de identidad. La adopción es algo muy serio, la vida no es un cuento de hadas y es humano que sucedan estas cosas: el no adaptarse. Acostumbrémonos a actuar correctamente, dentro de la ley en todos los aspectos y mucho más cuando se trata de la vida humana. Y el Estado que asuma la existencia de millones de adultos que no fuimos adoptados legalmente y que tenemos derecho a conocer cuándo y dónde nacimos en verdad, lo que ocurrió, nuestra verdadera identidad de origen y trabaje concretamente al respecto.
Graciela Palma (ciudadana sin identidad) DNI 16.496.527
palmagraciela@gmail.com