lunes, enero 12, 2009

Un año para revisar y modificar (si hay voluntad, claro)

Dejamos un 2008 estresante sin duda para todos y sin tiempo para recuperarnos ya transitamos los primeros días de un año electoral que promete mantener los nervios de punta a más de uno. 2009 es un año de cambio y del gobierno depende parte del resultado final. Evidentemente los índices “reales” de inseguridad, consumo de drogas, desocupación, educación, inflación, etc. demuestran que algo no está funcionando. Tampoco en materia de DD.HH. donde los ciudadanos sin nuestra verdadera identidad somos negados en existencia. Lo primero a considerar es a quienes ocupan puestos jerárquicos en las distintas áreas. ¿Están realmente capacitados cada uno de ellos y sus asesores? ¿Merecían esos cargos, se los puso porque sí o fueron favores políticos? ¿Existen leyes adecuadas a las problemáticas que vivimos? Sí, varias, pero están olvidadas en algún cajón, sin reglamentar y nadie se ocupa de reclamar al respecto, quienes las votaron, por ejemplo. Eso es algo que hay que revisar. Nuestro país tiene un gran tesoro: profesionales reconocidos mundialmente, hombres y mujeres con muchos años de preparación y experiencia que no son tenidos en cuenta a la hora de nombrar cargos y mucho menos consultarlos cuando es necesario tomar una medida o redactar una Ley. Sra. Presidenta le pido en mi carácter de ciudadana argentina que revise los currículums de quienes ocupan cargos relevantes y su cuerpo de asesores, no solo lo teórico, es sabido que acumular títulos no significa idoneidad. Hay quienes con muchos años de trabajo pueden acreditar resultados concretos, palpables y se los está despreciando. Si los funcionarios hacen un buen trabajo se beneficiará Ud. por haberlos elegido pero lo más importante es que será beneficiado el pueblo. Hasta ahora estamos pagando las consecuencias todos. Revisemos lo que hay y cambiemos lo que haya que cambiar responsablemente.
Graciela Palma (ciudadana sin identidad) DNI 16.496.527
palmagraciela@gmail.com