sábado, marzo 21, 2009

Hay Leyes para Todos, lo que falta es el sentido común

No dejo de escuchar debates, discursos efusivos y opiniones de todo tipo sobre temas graves que necesitan una solución concreta. Me llama la atención que muchas "palabras autorizadas" no digan algo muy sencillo: cumplamos con las leyes, con la Constitución Nacional y los Pactos Internacionales a los que la Argentina adhirió. En ellos se contempla la seguridad de todas las personas, que quienes cometan delitos cumplan con sus condenas en condiciones dignas, pero que las cumplan, es decir, hay que ponerse a leer todo lo que ya existe y aplicarlo. Los derechos de todos los seres humanos están protegidos y garantizados pero, a pesar de que tanto se habla de la discriminación vivimos una etapa donde se protege y defiende solo a algunos. Eso es discriminar. El INADI debería decir algo al respecto. La Secretaría de DD.HH. de la Nación tiene cualquier cantidad de abogados y psicólogos ¿se acercaron a los familiares de las víctimas de los últimos meses? Los ciudadanos que buscamos nuestra verdadera identidad de origen también tenemos nuestro derecho garantizado pero nadie lo dice ni lo hace valer. Es más cómodo hacerse el distraído. Tampoco se usa el sentido común. Con respecto a las drogas he leído que un diputado del Chaco propuso como "la solución" un plebiscito por si se debe o no despenalizar la tenencia. ¿No sería más lógico convocar un Congreso Nacional de Expertos y ONGs que estén en el tema y que ellos eleven un informe a quien corresponda? ¿Cómo se le va a consultar a potenciales consumidores? Porque nadie está a salvo de "caer" en la adicción, no hay que ser muy ducho en el tema como para darse cuenta. Se hacen las cosas mal, desde el principio, parten de falsas premisas y lo peor es que este comportamiento se observa en funcionarios y representantes que supuestamente deberían saber cómo actuar o ser responsables en sus decisiones. Temas tan delicados no pueden formar parte de la especulación política, si reditúan más o menos votos o si provocará el disgusto de "algunos". Rigurosidad científica, hacer uso consiente de las leyes y sentido común por el bien de todos los ciudadanos.
Graciela Palma (ciudadana sin identidad) DNI 16.496.527
palmagraciela@gmail.com