viernes, agosto 07, 2009

Día del Niño - (de reflexión para los adultos)

Solemos hablar del día de la madre, del padre, del abuelo, como días "comerciales", que todos los días deberían ser reconocidos y respetados. Porque pareciera que solo en ese "día" nos acordamos que existen. Después hablamos del día de la mujer, de la no violencia, contra la discriminación, etc. y la realidad demuestra que se hacen discursos esos días, jornadas, encuentros y no cambiamos nada porque siguen muriendo mujeres asesinadas, siguen el maltrato, la discriminación y la violencia. Estamos por celebrar el día del niño y pensaba que el mejor regalo que les podemos hacer es leer la Convención de los Derechos del Niño, cumplirla y hacerla cumplir. Porque no basta con defender a nuestros hijos, hay muchos niños que sufren, que están desaparecidos, víctimas de la violencia, del trabajo infantil, de la droga, esclavos, pedofilia, prostitución infantil, tráfico de órganos y nadie está a salvo, nuestros hijos también pueden ser víctimas. No nos olvidemos que debemos sumar un nuevo peligro: internet. Las comunicaciones avanzan, todo se moderniza y las mafias y los delitos también. Y muchos se prestan a eso, por ejemplo, los que bajo la excusa de que el sistema de adopción está obsoleto compran o reciben de "regalo" un niño y lo anotan como propio sin pensar que le están vulnerando uno de los derechos primarios: el derecho a su verdadera identidad biológica. Como están "los papeles arreglados" creen que nadie se enterará. Pero el niño internamente lo sabe y en algún momento preguntará. ¿Qué respuesta se le dará? Nos quedamos en discursos, protestas y declamaciones en vez de lograr soluciones concretas porque es más fuerte la pelea política que el bien común. Proyectos que no avanzan, leyes que no se reglamentan porque las hizo un gobierno o porque el que propone es de un partido político mayoritario o de la oposición. ¿Y el bien común? ¿Quién piensa en eso? Nuestros niños necesitan que pensemos en ellos sin anteponer las banderías políticas. Es nuestro deber como adultos hacerlo. Cuidemos a los niños.
Graciela Palma (ciudadana sin identidad) DNI 16.496.527
palmagraciela@gmail.com