sábado, septiembre 19, 2009

Otra ley más sobre tráfico de bebés que protege al traficante y a los funcionarios partícipes

!!!!!Quien vende paga!!!!!


Respecto de este nuevo proyecto de ley...tres observaciones:


1.-Si llegara a ser ley, entregarán oficialmente una herramienta más a los traficantes para someter a las parturientas, que de hecho por la miseria en que viven, tienen viciada su voluntad. La influencia social, política, económica y religiosa que tienen los promotores, intermediarios, gestores y encubridores, transportadores y exportadores, de bebés son tan grandes, fuertes y coactivas, que para mantener sus negociados y no ser descubiertos, siempre terminarán echándole la culpa a ellas. Plantarles pruebas a ellas, todos sabemos...es facilísimo.

Si tan sólo en el sureste de Santiago del Estero desaparecen un promedio de 12 bebés por semana, en estas zonas las mujeres se salvarían, por cuanto los traficantes, en poco tiempo, se quedarían con todas las paridoras presas.


2.- Otra herramienta similar, fue la Ley que propuso la adhesión de las provincias al Registro Único de Aspirantes a Guarda con Fines Adoptivos del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, por cuanto, con ello, pretendió crearse una monumental Distribuidora de bebés radicada en Buenos Aires y Capital Federal, por esa obsesión del centralísmo poterño, por entregas directas de bebés y niños pequeños, una forma oficial de compra-venta-tráfico de influencias de funcionarios y magistrados dadores.

Esta iniciativa fue un fracaso. Las provincias por defender sus propias compras-ventas-tráfico de influencias territoriales, rechazaron la inscripción propuesta, excepto unas cuantas provincias incautas que firmaron sin leer.


3.- Finalmente, una pregunta.

Ya que el tráfico de bebés en la Argentina, está auspiciado, sostenido y ejecutado por mafias conformadas por empleados públicos, esto es jueces, fiscales, defensores de menores, jefes de registros civiles, jueces de paz, jefes de hospitales, jefes de mesas de entradas de hospitales, médicos, parteras, policías, jefes de enfermerías, abogados, todos empleados del Estado, por qué no terminan el tráfico de bebés haciéndoles sumarios administrativos ante cada denuncia y girándolos a la Justicia Penal como dicen los Códigos de Procedimientos Nacionales y Provinciales vigentes hace años?

Continúan esquivando la solución. Siguen tomando el camino más largo, y confuso. Continúan haciendo lo mismo y queriendo producir resultados diferentes. Siguen insistiéndo que la Ley lo resuelve todo.


Siguen presentando proyecto para el aplauso, reconocimiento y mostración pública de que hacen, cuando lo único que provocan es más daño.

No quieren operar y sacar el estigma atrapado en el hueso, continúan poniéndole trapitos fríos y aspirinetas infantiles a un cadáver que ya despide un olor insoportable.


Julio César Ruiz
Fundación Adoptar
Tucumán-Argentina
www.adoptar.org.ar
fundacion@adoptar.org.ar