jueves, octubre 01, 2009

"Organizarnos para ejercer nuestros propios derechos"

Policiales. Atraparon a una pareja que robaba bebés y niños para venderlos. El noticiero muestra la imagen de una joven madre amamantando a su hijo. Acababa de recuperarlo. Por ser humilde, por estar sola le habían robado a su bebé. Lo miro y pienso la paz que debe sentir en los brazos de su madre alimentádose y recibiendo su amor. Esa pareja se dedicaba a "marcar" madres solteras, humildes o con adicciones y se ganaban su confianza para luego robarle al hijo para venderlo. Tal vez se trate de improvisados o formen parte de una organización porque después tenían que hacer los "papeles" de ese bebé en un Registro Civil. Pero no nos concentremos en ellos. Si existen, si se deciden a robar bebés es porque hay quienes compran. Ése es el verdadero problema y sobre el cual el Estado debe trabajar. Hacer Jornadas o Progamas para crear conciencia en la sociedad del daño que al niño le produce la sustracción de identidad. Que un hijo no se compra: se adopta y para ello deben seguirse los pasos legales correspondientes. Somos muchos de esos bebés que hoy adultos podemos decir lo que se siente, lo difícil y doloroso que es crecer sin saber la fecha verdadera del nacimiento, el lugar, los antecedentes médicos, lo que ocurrió cuado nacimos. El Estado cómodamente nos responde que no podemos molestar a quienes ya hicieron su vida, que violamos su derecho a la intimidad. ¿Y nuestro derecho no fue violado en primera instancia? ¿No somos personas? ¿No somos humanos? Lejos de reconocer que existe una responsabilidad que algunos adultos no asumieron en su momento nos obligan a exponernos a internet y contar nuestra vida privada en la desesperación por hallar a alguien que pueda darnos un dato sobre nuestro origen. O tal vez la existencia de un hermano. Muchas veces - para ver si nos damos por vencidos y que no molestemos más- dá por sentado que nuestras madres eran una desalmadas y que somos desagradecidos por querer buscar y saber la verdad. Pero en ningún momento se refieren a quienes compran y la necesidad de que esta "costumbre social" deje de ser tal y se respete la vida. Que se reconozca al bebé como un sujeto y no como un objeto que se traslada de un lado a otro, se regala o se vende. La Sra. Presidenta expresó hoy que "debemos organizarnos para ejercer nuestros propios derechos". Acá estamos nosotros, esperando que el Estado Nacional, Provincial y Municipal se humanice de una vez por todas. Nadie tiene derecho a condenarnos a vivir en la mentira para cubrir un "error" de su pasado.
Graciela Palma (ciudadana sin identidad) DNI (con datos falsos) 16.496.527
palmagraciela@gmail.com