domingo, noviembre 01, 2009

TRAFICO DE BEBÉS – Añatuya, Santiago del Estero, Argentina. Que no se sepa es la consigna

A las 7 de la mañana del día 29.10.2009, el periodista Aldo Sanagua, recibe, en el bar de la estación de servicio llamada La Petrolera a la entrada de la ciudad de Añatuya, a un equipo periodístico de la radio AM 1050 de San Francisco de la provincia de Córdoba, quienes habían pactado una nota sobre el creciente Tráfico de Bebés en el sureste de Santiago del Estero, Argentina.

Inmediatamente comenzó la reunión en el bar, a los efectos de distribuir los lugares a los que iban a concurrir para las diferentes notas, un parroquiano, vestido con camisa rayada en varios colores, se sienta en la mesa de los periodistas, a menos de un metro. Sin siquiera mirarlos y de modo ampuloso, despliega unos cables y coloca en su mesa un micrófono direccional. Los observa con gesto amenazante, y como instándolos a que sigan dialogando.

En el mismo momento que ocurrían estos hechos, varios patrulleros y motos policiales comenzaron a llegar a la vereda del bar.

El equipo periodístico, ante tal presión decide dividirse en dos grupos. Uno, se dirige a grabar testimonios de padres a los cuales les sustrajeron sus bebés, y el otro a entrevistar a las autoridades del Hospital Regional de Añatuya. En los dos trayectos, los periodistas son seguidos por detrás y de cerca por patrulleros y motos pertenecientes a la policía de Añatuya.

Luego que el equipo periodístico realiza notas a médicos, se reúne en la playa de estacionamiento del Hospital Regional de Añatuya, para sacarle fotografías a los policías y civiles que continuaban siguiéndoles cada movimiento que realizaban. Imprevistamente se acerca un policía que los amenaza con detenerlos si no se “retiran inmediatamente de la ciudad”.

Nuevamente nos separamos en dos grupos: uno se dirige a entrevistar al Intendente, el otro a reportear a Mirta de Sosa, esposa de Silvio Sosa, a quienes les cambiaron en el parto, su bebé por un cadaver. Ya que continuaban atosigados por los policías, el equipo periodístico, toma la decisión de comunicarse con la Radio, quienes deciden comenzar a transmitir en directo lo que comienza a ocurrir.

Finalizada la nota, en directo, a 70 metros del Hospital Regional y a 100 metros de la Comisaría de la Mujer y cuando Mirta Sosa se había alejado 40 metros del grupo de periodistas y se disponían a entrevistar al ex diputado Néstor Floridia, denunciante de casos de tráfico de bebés, observan que Mirta Sosa, regresa corriendo, hacia nosotros, con el rostro pálido les dice que le hicieron dos tiros y le dijeron que se vuelva a decirle a los periodistas, que deben retirarse inmediatamente de la ciudad y que ha Aldo Sanagua y Néstor Floridia los iban a hacer “boleta”. Mientras estos acontecimientos ocurrían, la Radio AM 1050 de San Francisco Córdoba, continuaba transmitiendo en directo.

El otro equipo de periodistas, ingresando a la Intendencia para hablar con su responsable, sufría las misma acciones de amedrentamiento, para este caso, con personas encapuchadas.

El equipo periodístico, que había planeado quedarse 3 días chequeando la situación del tráfico de bebés en el sureste de Santiago del Estero, tuvo que desaparecer presurosamente, luego de tan sólo 3 horas de trabajo, seguidos en la ruta de regreso, por motos que no pudieron identificar.

Julio César Ruiz
Fundación Adoptar
Tucumán-Argentina
www.adoptar.org.ar
fundacion@adoptar.org.ar