lunes, enero 25, 2010

PSICOFÁRMACOS: LOS RIESGOS

Los psicofármacos constituyen un ejemplo de cómo algo que se introduce para ayudar a una persona con alguna afección psicológica se transforma de solución en problema.

Al fin y al cabo la heroína se introdujo como cura para los adictos a la morfina y pasó a ser una de las peores plagas adictivas. Y la metadona que reduce la intensidad adictiva no deja de constituir una fuente de adicciones ya que mantiene la dependencia.

Cuando aparecieron los psicofármacos a mediados del siglo XX, constituyeron un fenomenal beneficio para las poblaciones de internados sometidas en los Hospitales Psiquiátricos a condiciones de hacinamiento, malos tratos, abandono y miseria. Pero –en especial en el caso de los ansiolíticos – se desconocía su capacidad adictiva. Así una adicción a las benzodiacepinas resulta de difícil curación.

Esto no les quita mérito a los efectos indicados y controlados en forma profesional. Pero si se complica por la automedicación y por el libre comercio a que se someten los medicamentos en nuestro país. Se los obtiene prácticamente sin necesidad de receta. Como si se desconociera su posible gravedad.

Por otro lado tanto los ansiolíticos como los anti-depresivos han pasado a constituir parte de nuestra cultura cotidiana. Conviven con nosotros.

La Profesora Graciela Meroni, Directora de Educación Media del Ministerio de Educación y pionera en la prevención en nuestro país, decía que cualquier botiquín, cualquier mesa de luz, constituye una potencial fuente de desarrollo de una adicción, o por lo menos de un mal uso de los remedios.

Es que la automedicación hace de estos productos parte de lo que está a disposición en todas las casas. Así las intoxicaciones de los niños -que luego concurren por emergencia a los servicios de Toxicología de los Hospitales- se producen con lo que se ha dejado olvidado en la casa, olvidando su gravedad potencial.

Convivimos con productos que pueden causar riesgo ignorando esa realidad.

Indicamos en la mesa familiar a un pariente que tome lo mismo que a otro integrante de la familia le ha dado resultado, pasando por sobre posibles diferencias. El que recomienda pasa por experto, cuando puede ser un desubicado.

Un último párrafo merecen los psicofármacos como calmantes de una situación de abuso de drogas, para vencer o reducir las consecuencias de la ingesta.

HOY SER PADRE EXIGE PREPARARSE EN TODOS LOS ASPECTOS QUE TIENEN QUE VER CON POSIBLES CONDUCTAS DE RIESGO.

LA ADOLESCENCIA ES LA ETAPA DE LA CREATIVIDAD Y LA EXPLORACION DE POSIBILIDADES, PERO TAMBIEN DEL DESAFIO A LAS NORMAS, DE SER VALORADO POR EL GRUPO DE AMIGOS POR ANIMARSE A SITUACIONES DE RIESGO.

PREPARESE, APRENDA, CONSULTE A TIEMPO.

UNA COSA ES LA AVENTURA Y OTRA EL DESCUIDO.



Dr. Wilbur Ricardo Grimson
LE 4.277.928