jueves, julio 08, 2010

¿Padres modernos?

El Mundial trajo una sorpresa extra: la paternidad de Ronaldo. No se conocen los detalles porque manifestó que prefiere mantenerlos en secreto por el bien del niño. Ahora, ¿mantendrá el secreto cuando el niño crezca y pregunte por su origen? Además esto deja un gusto amargo al sentir que lo que más importa es la necesidad de tener un hijo de la propia sangre. ¿Por qué no adoptar? Hay tantos niños necesitados de amor, de una familia. Y esta nueva moda de tener hijos incluye la elección de determinadas características: color de ojos, cabello y hasta en algunos casos ya se habla de elección del sexo. Una versión dice que pagó muchísimo dinero para que la madre no se acerque jamás quedando Ronaldo con la patria potestad completa. ¡Qué decisión que se toma en nombre del niño! Estamos viviendo una época donde prima el egoísmo de los adultos y no se tienen en cuentan los derechos de los niños, su bienestar superior. Se decide por él pero pensando en intereses y conveniencias personales del adulto. Recordemos que la adopción garantiza el derecho a la identidad del niño determinando que los padres adoptivos no le ocultarán al niño su condición de tal y que éste, en su mayoría de edad, podrá consultar el expediente correspondiente a fin de conocer su verdadero origen. Es decir, estas nuevas modalidades de ser padres o madres no consideran al niño como un sujeto de derecho y mucho menos se tienen en cuenta sus sentimientos. Ya se decidió por él. A veces pienso qué autoridad tenemos para debatir sobre los derechos humanos, sobre la igualdad o la discriminación. Hace falta recuperar la espiritualidad. Somos seres humanos, tratémonos como tales.

Graciela Palma (ciudadana sin identidad) DNI 16.496.527

palmagraciela@gmail.com