domingo, octubre 19, 2014

Identidad: un Derecho Universal


El Derecho a la Identidad es uno de los derechos básicos de todo ser humano.
Saber la fecha real de nuestro nacimiento, el lugar, antecedentes médico genéticos, orígenes étnicos y culturales, es decir todos aquellos elementos que conforman la identidad de una persona.
Los seres humanos no nacimos como una hoja en blanco, además de haber recibido información durante la gestación tenemos incorporados archivos genéticos de 4 generaciones.
La identidad se va formando con los años, es cierto, pero parte siempre de una base sólida. Desconocerla genera daños físicos y psicológicos.

Nuestros hijos también se ven afectados ya que heredan ese espacio en blanco de nuestras vidas.
El desconocimiento a la verdadera identidad de origen tiene a su vez una gran incidencia en otras problemáticas sociales relacionadas con los vínculos familiares. Además de generar incertidumbre por carecer de antecedentes médico-genéticos e ignorar si somos portadores de alguna enfermedad hereditaria transmisible, muchos nos vemos imposibilitados de recibir transplantes. 
 La crisis de identidad padecida por niños y adolescentes resulta ser una de las causas con mayor incidencia en los casos de pérdidas de chicos menores de edad. Missing Children manifiesta en sus estadísticas que en el 2013 el 38% de las desapariciones fueron por esta causa.
El Estado debe procurar obtener, conservar y proporcionar toda la información posible respecto de los nacimientos producidos en su territorio, para que la misma pueda ser utilizada por todas las personas que desconozcan o tengan sospecha respecto de su verdadera identidad. Del mismo modo, el Estado debe prestar asistencia a quienes pretendan determinar la identidad de sus presuntos hijos, hermanos, nietos, padres y/o abuelos sin importar el período histórico al que pertenezcan.
Es un deber del Estado garantizar los mismos derechos a todas las personas de conocer su verdadera identidad.
Es contradictorio hablar de DDHH y al mismo tiempo excluir, discriminar.
Vivir en la Verdad dignifica, fortalece, hace a la plena realización de la personalidad. No puede haber plena libertad si alguien no conoce su identidad puesto que el saberse uno mismo es el pre requisito para la toma libre de decisiones.
El Derecho a la Identidad es un Derecho Universal.

Graciela Palma Arizaga (Ciudadana sin Identidad)
DNI (con datos falsos)16.496.527
palmagraciela@gmail.com