miércoles, julio 15, 2015

Los DDHH deben ser para TODOS

Ante una denuncia sobre irregularidades en la confección de DNI (identidades mellizas, numeración no correspondiente al año de nacimiento, utilización de nombres de desaparecidos, entre otras) el gobierno a través del ministro Randazzo realizó su descargo con explicaciones y descripciones de las bondades del nuevo DNI y su seguridad.
Lo que hasta ahora el gobierno no explica ni actúa es sobre las personas que tenemos nuestra documentación con datos falsos: fecha de nacimiento, lugar, todo y que nos cierran todas las puertas.
Por un lado estamos ante el delito de adulteración de documento público y sustracción de identidad y por lo tanto tenemos DNI con datos falsos y por el otro somos ciudadanos que tenemos nuestra Identidad vulnerada, un derecho humano que el Gobierno aplica y reconoce solo a los nacidos en el período de la dictadura.
Ni consideran la facilidad que tuvieron nuestros padres de crianza para anotarnos como si fuéramos sus hijos biológicos en los Registros Civiles de todo el país.
Nuestros casos no tienen que ver con juicios filiatorios, no nos tienen que cambiar el apellido ni restituirnos a nadie. Tampoco sobre la relación con nuestra familia de crianza.
Me refiero al respeto y dignidad de las personas, porque somos personas y tenemos derecho a conocer nuestra verdad. A poder responderle a los médicos cuando nos preguntan por los antecedentes familiares, responderle a nuestros hijos, a nuestros nietos que también se ven afectados.
Un adoptado que quiera conocer su historia de origen puede hacerlo, la ley de adopción garantiza que tenga acceso a su expediente y eso no significa renegar de la familia adoptiva.
Nosotros no fuimos adoptados sino anotados como hijos propios, una costumbre social de muchos años.
Y tenemos el mismo derecho a saber.
En el 2014 ingresaron al Congreso Nacional 4 proyectos de ley que a fin de este año perderán estado parlamentario. El Bloque del FPV con su poder de mayoría ha impedido que se trataran en las Comisiones respectivas.
No somos personajes de telenovelas ni formamos parte de un talk show. Somos personas, seres humanos que, por situaciones en las que obviamente no pudimos intervenir ni evitar nos vemos hoy afectados en un derecho básico y fundamental.
No todos llegaremos a conocer nuestra Verdad pero nadie tiene derecho a negarnos esa posibilidad.
La Constitución Nacional es clara y debe cumplirse.
Alrededor de 3 millones de ciudadanos reclamamos en cada oficina del Estado, inclusive en la Casa Rosada apelando a la humanidad de nuestros representantes. Sólo recibimos expresiones de lástima y una palmadita en la espalda. También algunos nos ofendieron al compararnos con "autos robados" o señalarnos como "persecutores".
Pasamos una década donde los DDHH fueron sectarios y reconocidos únicamente por el año de nacimiento. La Secretaría de DDHH de la Nación ha puesto muchas excusas y nada justifica que ante un derecho humano vulnerado no se actúe. ¿Derechos para algunos? ¿Ciudadanos de 1ª y de 2ª? ¿Por qué es un sacrilegio pedir la ampliación de la CoNaDi?
Estamos transitando un año electoral con muchas promesas de políticas públicas acordes a las necesidades del país.
Es inconcebible que en pleno siglo XXI estemos mendigando por un derecho humano básico.
Los DDHH no pueden quedar afuera de la Agenda, ni manipularlos, ni especular con ellos, hay que recuperarlos para Todos.

Graciela Palma Arizaga (ciudadana sin identidad)
DNI (con datos falsos) 16.496.527
palmagraciela@gmail.com