martes, octubre 06, 2015

Identidad: ¿un Derecho condicionado?

A raíz de la exhumación realizada al cuerpo de Sandro por el juicio de filiación que lleva a cabo la Sra. Sandra Junior nuevamente en los medios masivos escucho expresiones como "el derecho inrrenunciable de toda persona, el de conocer quiénes son sus padres, el derecho a la identidad".
Desde hace más de una década las personas que al nacer fuimos entregadas ilegalmente y anotadas como hijos propios (apropiados) reclamamos al Estado que se ocupe de nuestros casos garantizando las búsquedas cumpliendo así con lo establecido en la Constitución Nacional.
Algunos fuimos entregados voluntariamente, otros robados y otros víctimas del tráfico organizado pero todos con sustitución de identidad.
Nuestra documentación contiene datos falsos.
En el año 2003 se presentó el primer proyecto de ley en el Congreso Nacional solicitando la ampliación de la CoNaDi. Desde entonces se han presentado muchos proyectos con distintas propuestas que terminaron archivándose.
Hoy, 12 años después (sí, 12 años!) tenemos 3 proyectos en la Cámara de Diputados de la Nación y uno en el Senado que no avanzan y perderán estado parlamentario.
Además, en el 2009 el Estado se apropió del Banco Nacional de Datos Genéticos que originalmente se ocupaba de todos los casos donde debía resolverse la filiación de una persona y ahora solo se ocupa de los casos de lesa humanidad.
En provincia de Buenos Aires se creó en el 2006 por Decreto 3441/06 el Programa Provincial Reencuentros pero Scioli, cuando asumió como gobernador lo dejó sin efecto.
Ese mismo año en CABA se votó por unanimidad en la Legislatura Porteña la ley 2.202 Apertura de Archivos de Hospitales y Clínicas Privadas, única en el país pero que hasta la fecha el gobierno de la Ciudad no ha reglamentado.
A fin del pasado año en Rosario la Intendente Mónica Fein creó una ordenanza también para apertura de archivos pero tampoco se reglamentó.
Medidas inconclusas, proyectos que se caen
Estamos ante un Derecho Humano reconocido para los adoptados, para los gestados por fertilización asistida (donación gametas) y para casos mediáticos pero nosotros quedamos afuera.
No pretendemos juzgar a nadie, algunos para sacarse el tema de encima nos quieren derivar a la justicia sabiendo que quedaremos atrapados en el tiempo. Tampoco nos tienen que cambiar el apellido simplemente queremos saber lo que pasó, quiénes fueron nuestros padres, cuándo y dónde nacimos, antecedentes médicos, étnicos y culturales. Lo que los adoptados pueden hacer al consultar su expediente de adopción, nosotros no lo tenemos.
Somos muchos, se calcula que cerca de 3 millones de ciudadanos entre 80 y 16 años estamos en esta situación generada por una costumbre social de muchos años.
En nuestros casos las búsquedas son difíciles pero no imposibles y pueden realizarse en un marco de respeto y confidencialidad.
Estamos a muy poco tiempo de las elecciones y esperamos en cada candidato escuchar que nos incluyen en su agenda, y seguimos esperando.
Hay muchos temas que atender en nuestro país, es cierto, pero en pleno siglo XXI no se puede seguir ignorando un derecho legítimo y elemental de todo ser humano: el Derecho a la Identidad.
Pedimos que se cumpla con la Constitución Nacional, nada más.
¿Quién se va a animar a tomarnos en serio?

Graciela Palma Arizaga (Ciudadana sin identidad)
DNI (con datos falsos) 16.496.527
palmagraciela@gmail.com